Exploración off shore: una propuesta de AM para atender

Por Adrián FreijoAcción Marplatense plantea una consulta popular para resolver la cuestión planteada por el proyecto de exploración petrolera ante nuestras costas. ¿El camino más lógico?.

Con la firma de su líder Gustavo Pulti, los concejales Paula mantero y Horacio Taccone y el presidente partidario Martín Aiello, Acción Marplatense plantea la alternativa de una consulta popular -tal cual se resolvió con la cuestión de la megaminería en la provincia de Chubut, para que sean los vecinos quienes resuelvan si están o no de acuerdo con el proyecto aprobado por el Poder Ejecutivo Nacional.

Sostiene el partido local que «la consulta popular es la mejor manera de encarar un diálogo social con resultados ciertos. Todas las personas, sectores, Ong’s, universidades, expertos y expertas en la biología, la economía, el turismo, las energías, la sostenibilidad ambiental, económica, laboral, fiscal y urbana deben tener la oportunidad de participar y compartir saberes y perspectivas. Mar del Plata debe confiar en Mar del Plata para entenderse luego con toda la Argentina y con el mundo».

Un posición muy lejana de los fundamentalismos surgidos por estas horas en boca de representantes políticos que solo actúan en función de la grieta política que viene afectando a los argentinos o, en algunos casos muy notorios, por mezquinos intereses personales que los llevan a poner algo tan delicado como el equilibrio ambiental y la calidad de vida de los vecinos al servicio de sus ansiedades para ser «premiados» con cargos públicos que les permitan seguir medrando del estado como vienen haciéndolo -sin escatimar cambios de colores y volteretas- desde hace mucho tiempo.

«La participación de nuestros vecinos y vecinas es el camino. Vamos a impulsar por ordenanza un conjunto de audiencias públicas con una consulta popular que debe ser la conclusión final de ese intercambio. Los y las marplatenses deben opinar y decidir votando para definir la posición Marplatense frente a la decisión de iniciar la exploración hidrocarburifera en el mar argentino a 300 kilómetros de nuestras costas» continúa sosteniendo Acción Marplatense, con la prudencia propia de quien pide información para decidir y reconoce que se está frente a una cuestión que afecta intereses comunes y no particulares.

Subyace en el comunicado algo que parece haber sido olvidado por todos los que hasta el momento han tomado postura en uno u otro sentido: cuando de este tipo de decisiones se trata el estado no puede actuar unilateralmente sino en su carácter de comunidad jurídicamente organizada que representa el interés del conjunto, a quien le debe explicaciones, razones e información.

La consulta popular es la institución mediante la cual, una pregunta de carácter general sobre un asunto de trascendencia nacional, departamental, municipal, distrital o local, es sometido a consideración del pueblo para que se pronuncie formalmente al respecto. ¿Puede encontrarse un tema más nítidamente comprendido en el concepto que el que ahora convoca nuestra preocupación?.

Los especialistas dirán que la gente no está en condiciones de opinar acerca de cuestiones técnicas y los gobernantes insistirán en su derecho a firmar este tipo de convenios, por aquello de que «el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes».

Nosotros les recordaremos a unos y otros que cuando se trata del medio ambiente, el desarrollo de nuestro hábitat y la salud pública, el alcance de aquellos poderes debe quedar limitado por el inmenso peso de la opinión pública. Y que de ellos dependerá brindar toda la información que se les solicite, las garantías que sean menester y las responsabilidades frente a situaciones emergentes que, aún en no gran cantidad pero si con inmensos costos, se han dado en otros lugares del mundo con proyectos semejantes que por algún motivo terminaron en catástrofes.

«El mejor futuro será el que conquistemos con nuestras propias capacidades de ver, entender y compartir horizontes» culmina el comunicado de Acción Marplatense.

Y nos parece que por ahí va la cosa…si es que alguna vez vamos a aceptar el valor de la opinión de la gente.