Fusión cultural en una familia argentino-norteamericana

El argentino Carlos Simonini eligió para vivir Oklahoma, ciudad natal de su mujer, para poder tratarla de su diabetes de la mejor manera posible. En Estados Unidos crecen sus hijos con las dos culturas muy presentes.

Después de haberse conocido en Argentina, la pareja se estableció en Oklahoma y se convirtió en familia con los dos pequeños que crecen en la sociedad norteamericana sin olvidar las raíces argentinas.

Celebrando las diferencias, la familia Simonini fusiona la cultura de cada uno y respeta especialmente a todos los inmigrantes que con diversos orígenes también eligieron Estados Unidos para vivir. Aunque ya no es católico y participa activamente en una iglesia protestante, Carlos valoró especialmente el mensaje del Papa Francisco en su visita a Estados Unidos.

En contacto con el programa Un Lugar en el Mundo de Radio Brisas de Mar del Plata, Carlos contó su historia de inmigrante argentino en Oklahoma, totalmente adaptado, incluso a las vicistudes que implica vivir en tierra de tornados.