Gabinete municipal: «Eran diez indiecitos» y se rajaron

Ahora le tocó a Gabriela Magnoler que ha dejado de ser titular del EMTUR. El intendente Arroyo le había pedido que firmase un informe técnico rechazando una decisión del HCD y ante su negativa la echó.

Una discusión por un vallado en Playa Grande fue el detonante que marcó el final de una relación que ya venía desgastada entre el intendente Carlos Arroyo y la presidenta del Ente Municipal de Turismo (Emtur), Gabriela Magnoler: este miércoles el Jefe Comunal decidió echar a la funcionaria que había asumido en 2016.

En su cargo asumirá Jorge Zanier, quien es el actual vicepresidente del organismo.

El final de Magnoler como funcionaria se selló este miércoles a la tarde durante una reunión con Arroyo. El motivo que desató el conflicto fue la aprobación del Concejo Deliberante de una ordenanza en la que se prorroga la colocación de un vallado de 22 a 6 en lo locales de Playa Grande donde se desarrollan actividades gastronómicas con shows y baile.

Esta decisión del Concejo – que ya había sido realizada el año pasado- fue vista por el intendente como un avance del Consorcio de Playa Grande sobre el espacio público. Por eso le pidió a Magnoler que acompañe un informe técnico en el que se iba a rechazar lo aprobado por el Concejo. “Se buscaba avanzar con el veto o con no implementar la ordenanza”, confió una fuente consultada por este medio.

La ahora ex presidenta del Emtur se negó a ir en contra de este vallado que había funcionado con éxito el verano pasado, por lo que Arroyo la echó. Así lo confirmaron fuentes cercanas a la ex funcionaria y al jefe comunal.

A la disputa en Playa Grande se suma la escalada en la tensión entre el gobierno de Arroyo y el de María Eugenia Vidal. Magnoler, cercana a la provincia, habría sido uno de los primeros fusibles: el intendente la apartó de su cargo también como una señal hacia La Plata.

Magnoler en los últimos meses había estado en el centro de la polémica luego de “Rancho Móvil”, las lujosas cabañas que fueron construidas en una unidad turística fiscal. De hecho, la ex funcionaria debió dar explicaciones en el Concejo por esas construcciones irregulares. La mayoría de los concejales no quedaron satisfechos con las respuestas.

Una baja más en un gabinete que desde el primer día de gestión se convirtió en una puerta giratoria por la que entraban y salían todos los días funcionarios enemistados con el intendente y su círculo áulico. Y una muestra más de una degradación institucional como nunca antes había conocido la ciudad…