Hace 40 años Dante Panzeri comenzaba a ser leyenda

Por José Luis Ponsico (*) – Todos los años buena parte del periodismo deportivo evoca el deceso del “fiscal” del siglo XX, el periodista Dante Panzeri, fallecido el 14 de abril del 78.

Jose Luis Ponsico

Todos los años entre distintas efemérides deportivas, buena parte del periodismo deportivo evoca el deceso del “fiscal” del siglo XX, el periodista Dante Panzeri, fallecido el 14 de abril del 78, víctima de un cáncer. La nota que ilustra el texto es la última tapa de El Gráfico, de agosto del´62.

Va un texto-homenaje con algún atraso, imperdonable; el recuerdo para del “fiscal del periodismo deportivo” que hoy impacta
con panelistas que lo ejercen a los gritos, discutiendo banalidades. Temas superficiales que lo hacen más grande a Panzeri

Dante llevaba casi 20 años en la revista deportiva que marcó un hito a partir de su aparición en mayo de 1919, fundada por Constancio Vigil, periodista, escritor, político e intelectual uruguayo luego en la Argentina, virtual exiliado político. Un visionario editorial

No sólo por “El Gráfico”, sello de Vigil, con otras publicaciones hicieron historia: “Billiken”, “El Hogar”, “Para Tí” y entrañable serie de “La Hormiguita Viajera”, tiempos que Constancio Vigil, considerado “el padre de la literatura infantil”.

No fueron lo mismo sus hijos, Aníbal y Constancio herederos de la “Roma, Ciudad Eterna” aquella Editorial Atlántida, que impactó con la revista “Gente” en los´60, gracias al padre de “La Hormiguita … ”

Panzeri ingresó en el 43 llevado por Enrique García, genial “Chueco” García, célebre puntero izquierdo de Racing y la selección, llegado de Rosario Central, al que Panzeri admiraba. El celebrado Félix Daniel Frascara, al cabo de una década dejó una sentencia.

El inmortal “Frascarita” un “costumbrista”, especialista en boxeo en década dorada, que junto a Ricardo Lorenzo “Borocotó” brindó páginas <de otro< en “El Gráfico”, opinó cuando Dante que durante mucho tiempo escribió sobre Ciclismo, Atletismo y el mundo amateur, algo fuerte: “Dante Panzeri en los 50 hacía temblar las paredes de la Redacción con sus notas, dichos y denuncias” en elogio poco conocido, de alguien que venía del periodismo artesanal, de oficio y lejos de alcanzar el rol “del Fiscal”. Igual que el legendario “Borocotó”

Antonio Báez, “8” ó “10” virtuoso, “tapado” por el inconmensurable José Manuel Moreno -para Panzeri “más completo que el propio “Pelé” escribió en los´60- pudo ser integrante de “La Máquina”, luego que brillara en una Tercera que tuvo a varios notables en el 44.

El recuerdo alcanza a Alfredo Di Stéfano, Amadeo Carrizo, Néstor Rossi, al propio Báez y José Curti, entre grandes promesas de aquella época, tan rica en Inferiores de River. El Gráfico de agosto del´62, diez años después daba cuenta del talento de Antonio Báez. Mucho después Edgardo Cantú,. ex 6 de Huracán, 1968/73, que jugó en Junior de Barranquilla, sentenció:

“Para muchos colombianos que conocí en mí paso por Junior en los 70, el mejor futbolista argentino que pisó Colombia, Antonio Báez. Todos lo pintaron como un “crack” sin tiempo”, dijo el popular “Pachanga”

El club gracias a Félix Roldán, primo del poeta Belisario, tuvo en el semillero a Moreno y Pedernera; también a Aristóbulo Deambrosi y al notable Angel Labruna, además de José Ramos”, dijo.

Carlos Peucelle diseñó el ataque (La Máquina) ya retirado, autor de màs de 100 goles 1931/39, coordinador en inferiores e influyente sobre Renato Cesarini, “intenso” DT. 1940/45, en un testimonio de Panzeri, amigo de “Barullo” Peucelle, siempre elogió a Báez

“Moreno de ida y vuelta, <tapó< a Báez; en el 49 emigró a Colombia, llevado por Adolfo (Pedernera) compañeros en River; brilló en el <Ballet Azul< con sus ex compañeros de la Cuarta y Tercera, Di Stéfano, Néstor Rossi, guiados por Adolfo”, según Peucelle y Panzeri.

En junio del´69 Dante invitado a dar una charla en Mar del Plata, noche de junio, mucho frío, en la sede del Sindicato de Canillitas, salón “Florencio Sánchez”, 300 personas, pasillos colmados, Panzeri entre tantas cosas, contó vida y obra de “La Máquina”. El cronista autor de ésta nota tuvo oportunidad de entrevistarlo tres veces. Hasta 1975.

“Los notables, Pedernera, >Charro< Moreno y Bruno Rodolfi admiraban a Ricardo Vaghi, el defensor no sólo por valentía, también dotes de futbolista: marcaba y jugaba. Un recio “2”, fuera de la cancha “tipo tierno”. Solterón, asistido por dos hermanas en Almagro”, comentó

Los comentarios sobre el gran Dante Panzeri, alejado en los´50 de todas expresiones populares, las que orientó el peronismo -hoy sería considerado <libre pensador< “de las derechas”- son ya conocidos.

Después de largo recorrido, El Gráfico, Crónica, Revista Así, Canal 11 -Héctor Ricardo García siempre mantuvo admiración por Panzeri; se conocían desde 1957- luego Satiricón, La Prensa, donde como jefe de Deportes duró cien días; se extraen algunas notas del´78

Uno de sus discípulos, el periodista Jorge Llistosella (Noticias Argentinas) escribió: “Panzeri arquetipo de periodista combativo, insobornable, capaz de arrastrar todas las adversidades, sin cesar en defensa de sus opiniones”, cuando “el Faro” del periodismo deportivo se apagó

Se tuvo que ir de la revista El Gráfico luego que River le ganara a Boca 3 a 1 -partido que había dominado Boca hasta el minuto 55 en el Monumental- a fines de agosto del´62. En una ráfaga con grandes jugadas de Ermindo Onega y goles de Luis Artime, River lo dió vuelta.

Había caído Arturo Frondizi el 29 de marzo del´62, derrocado por un golpe militar. Panzeri no apoyó el gobierno de transición y mucho menos el plan económico del ministro-ingniero Alvaro Alsogaray, considerado “virtual padre del liberalismo económico de ese tiempo”

El peronismo proscripto, los radicales divididos (Ricardo Balbín Unión Cívica Radical del Pueblo), Frondizi derrocado líder de la Unión Cívica Radical Intransigente); enfrentamientos en el Ejército (“Azules” y “Colorados”; Onganía-Lanusse) y la Editorial Atlántida “antiperonista”

Constancio Vigil padre había fallecido en 1954. Panzeri todavía no era director de El Gráfico. Los hijos, tomaron el control de la Editorial. En el 62, claramente apoyaban a Alsogaray y el plan económico basado en un Empréstito (9 de Julio) que remitía a compra de bonos.

Panzeri no quiso publicar la nota “panfletaria” comentó aquella noche inolvidable en el anfiteatro del Sindicato de Canillitas, en Mar del Plata. “Les dije que era un panfleto de alguien que nunca iba al fútbol, no sabía nada por lo tanto y quería hacer publicidad no paga”

“Lo que vulgarmente se consideraba <un chivo< del Ministro de Economía en una publicación deportiva y con posiciones supuestamente <independientes<. Algo que los Vigil no aceptaron”, comentó aquella noche memorable.

Panzeri murió a los 56 años. Nacido en Las Varillas, provincia de Córdoba, 5 de noviembre de 1921, vivió en San Francisco, Córdoba. Había perdido a su padre siendo muy joven. En el diario “La Voz de San Justo” (San Francisco) con 15 años, se inició como cronista.

Memorables sus enfrentamientos. El primero, muy difundido con Alberto J. Armando, de trayectoria como joven empresario en San Francisco -en 1947 nacía Domingo Cavallo- lugar que “no se privó de nada” en los años´40, a juzgar por los personajes.

Enfrentó al régimen del general Alejandro Lanusse -ridiculizó al titular de Deporte de la Nación, coronel Cilley Hernández que lo desafió a “un duelo medieval” en el 72. Panzeri había criticado los vicios de una delegación a los Juegos Olímpicos en Munich

Por Canal 11, Dante editorializó: “Los representantes de Equitación viajaron en Primera; los atletas y ciclistas que son los que pueden ganar alguna medalla, lo hicieron en Tercera” afirmó

El funcionario de Lanusse envió “dos padrinos” a la casa de Panzeri, calle Habana en Villa Devoto. Cerca de la Av. Gral Paz. Misión: Panzeri debía elegir “arma” para “el duelo”. Quizá “al amanecer”

Panzeri, 1.80 de estatura, no sólo “no arrugó”: <Digale al Coronel Cilley que acepto. Eso sí, como puedo proponer “las armas< Que sea a puño limpio, en el Luna Park, con cobro de entradas, a beneficio de ALPI (Instituto de Rehabilitación Niños con Poliomielitis, del 56)

Un “fiscal” del periodismo deportivo que dejó gran enseñanza alrededor de la ética de un periodista “insobornable” como lo distinguieron las crónicas hace 40 años.

(*) Columnista de La Señal Medios y Libre Expresión