Horas después del fallo de la Corte, murió Marcelo Diez

Veinte años después de sufrir un gravísimo accidente  y a cinco horas de que la Corte Suprema reconoció el derecho a muerte digna, Marcelo Diez murió en una habitación del Cemic.

Fuentes confiables revelaron la noticia, aunque oficialmente aún no se anunció el deceso.
Como consecuencia de un accidente automovilístico ocurrido el 23 de octubre de 1994, Marcelo Diez sufrió un traumatismo encéfalo-craneano severo, politraumatismos graves y epilepsia post-traumática. En 1995, luego de diversas intervenciones quirúrgicas y tratamientos médicos, se le diagnosticó estado vegetativo persistente.
Marcelo circulaba en su moto y chocó contra un vehículo en la Ruta 22. Si bien sobrevivió a las graves heridas, un virus intrahospitalario lo dejó postrado y prácticamente sin actividad cerebral. Durante los primeros años estuvo internado en una chacra que su familia acondicionó como si fuera una clínica hasta que finalmente lo derivaron a Luncec.
Sus padres murieron y sus hermanas se resignaron, luego de innumerables consultas médicas, a que Marcelo no tendría ninguna posibilidad de recuperación. Por eso pidieron que lo dejen morir, que le apliquen la denominada “muerte digna”.