Insólito agravio a la Virgen en un boliche de Playa Grande

Por Adrián Freijo – El bar Santa, ubicado en Playa Grande, utiliza una imagen de N.S. de Guadalupe en forma desconsiderada, sin tener en cuenta el agravio a miles de creyentes.¿Era necesario?.

No es la primera vez que imágenes religiosas son utilizadas con el deseo de impactar, impresionar o simplemente provocar. Y aunque esa costumbre, extendida en el mundo entero y desencadenante de actitudes a veces irracionales de los fundamentalismos, aparezca entonces como algo cotidiano, no debemos dejar de preguntarnos si tiene sentido agredir creencias, burlar convicciones y prostituir símbolos sagrados. ¿Para qué, con qué sentido?, ¿no es una expresión también de intolerancia degradar aquello que a millones de personas despierta sentimientos de adhesión y devoción?.

Seguramente a los propietarios del bar Santa, ubicado en la zona de Playa Grande de nuestra ciudad, ninguna de estas preguntas le hayan pasado por la cabeza. Y esto es así porque solo a personas sin consideración alguna por el otro se les puede ocurrir una burla de semejante magnitud y grosería.

Entienda el lector que este comentario pretende ir más allá de la fe religiosa de quien lo firma; buscamos con esta reflexión llamar la atención a quienes suelen no tener en cuenta esa sutil línea divisoria entre lo que alguien puede o no hacer sabiendo que sus actos afligirán al otro. Porque de eso se trata...de ver más allá de nuestras narices y asumir que aunque no creamos lo mismo que quien está a nuestro lado estamos obligados como conjunto gregario a respetar aquello que convoca su convicción.

Estamos seguros que si este agravio despierta rechazos públicos, manifestaciones de la Iglesia o protestas de los fieles, la respuesta será la misma de siempre: ahí están los fanáticos, los ultramontanos, los chupasirios. Porque un sector lamentablemente extendido de nuestra sociedad, capaz de protestar a los gritos si le meten la mano en el bolsillo, no acepta el disgusto de aquellos a los que nos meten la mano en el alma. Como si ello no tuviese importancia….

Ojalá los dueños de Santa reflexionen y ojalá obren en consecuencia. No es bueno conseguir promoción para un negocio al precio de ofender a miles de marplatenses y a millones de personas en el mundo que hacen de la devoción Mariana algo importante en sus vidas.

Y es menos bueno ignorar el sentimiento de tantos…