Irán e Israel vuelven a lograr que crezca la tensión en el mundo

Ayer  los coreanos pusieron una nota de distensión en el complicado escenario mundial. Ahora israelíes e iraníes nos recuerdan que nos tenemos motivos para dormir tranquilos. 

El viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, Abbas Araqchi, acusó a Benjamin Netanyahu de jugar un “juego infantil y ridículo” tras la presentación del primer ministro de Israel en la que mostró los supuestos planes iraníes de llevar adelante un programa de armas nucleares.

Citado por la cadena estatal iraní Press TV en una entrevista exclusiva, Araqchi aseguró que “el espectáculo que dio Netanyahu fue otro intento de presentar algo que está absolutamente equivocado”.

El viceministro de Relaciones Exteriores comparó la presentación del lunes con el discurso de Netanyahu en la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2012, en el que el primer ministro israelí mostró una bomba similar a un dibujo animado y trazó una línea roja debajo del fusible que representaba lo cerca que estaba Irán de desarrollar armas nucleares.

“En realidad, se demostró que era algo ridículo y no llamó la atención de ningún círculo político en la comunidad internacional; también se demostró que estaba equivocado”, dijo Araqchi.

La reacción internacional

Por su parte, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) aseguró este martes que desde 2009 no hay evidencia de que Irán esté intentando desarrollar armas atómicas.

“No hay indicios creíbles de actividades en Irán relevantes para el desarrollo de un dispositivo explosivo nuclear después de 2009. Sobre la base del informe del director general de la organización en diciembre de 2015, la Junta de Gobernadores declaró que su consideración de este tema se cerró”, dijo el portavoz de la Agencia Internacional de Energía Atómica Fredrik Dahl a CNN.

En un comunicado del OIEA obtenido por CNN, el vocero de la organización asegura que en diciembre de 2015 su director general Yukiya Amano presentó a la Junta de Gobernadores del organismo “la evaluación final sobre cuestiones pendientes pasadas y actuales relacionadas con el programa nuclear de Irán”.

En el documento, el organismo evaluó que, “antes de que finalizara 2003, había en Irán una estructura orgánica adecuada para la coordinación de una serie de actividades relacionadas con el desarrollo de un dispositivo explosivo nuclear”.

“Aunque algunas actividades tuvieron lugar después de 2003, no fueron parte de un esfuerzo coordinado”, continúa el documento, que asegura que la evaluación del organismo “fue que se llevaron a cabo en Irán una serie de actividades relacionadas con el desarrollo de un dispositivo explosivo nuclear antes de finales de 2003 como un esfuerzo coordinado, y algunas actividades tuvieron lugar después de 2003”.