Javier Cantero: «Todos tenían miedo y me dejaron sólo»

Intentó terminar con el reinado de los violentos y perdió todo a manos de la barra y sus socios en el poder. Un caso emblemático de un fútbol que, como el país, no tiene intención de cambiar.

Javier Cantero, el ex presidente de Independiente y uno de los dirigentes que enfrentó a los barra bravas, reconoció que durante su gestión fue amenazado de muerte. Y se quejó de la falta de acompañamiento de los demás dirigentes del fútbol argentino. ¿Qué dijo?“Me llamaron por teléfono para decirme cómo me iban a matar. Fue la hermana de un violento que estaba en la cárcel. Berni me respaldó, lo mismo que la Municipalidad de Avellaneda, que me puso una custodia especial”, contó.

Pero Cantero también habló de su relación con Bebote Alvarez, el capo de la hinchada del Rojo. “Durante mi gestión nunca fue a la cancha. Lo denunciamos, lo investigamos. Para pagarle a un barra hay que sacar plata en negro, y eso es robar”, dijo en declaraciones a radio Zónica. “Una vez ingresaron 27 barras a mi oficina, y eso no trascendió”, agregó.

Respecto de la relación con los otros dirigentes, Cantero fue sincero. “Me dejaron solo. El único que me apoyó fue Lombardi, de Estudiantes. El resto tenía miedo. Es mentira que los barras sepan dónde viven los hijos, a qué colegio van y eso. La realidad es que ellos saben los manejos turbios de los dirigentes: las comisiones, la plata que desaparece. Ese es el gran problema”, denunció. Y agregó: “Una vez fui a la AFA y los dirigentes de los otros clubes me reprocharon mi actitud y me decían que los exponía a ellos”.

Sobre su relación con el fallecido Julio Grondona, apuntó: “Nunca hablé mal de él porque sabía que eso podía perjudicar a Independiente. Eso sí, tuve varios encontronazos en su oficina, a puertas cerradas”.