Joel Carli, el marplatense que fue torazo en rodeo carioca

Por José Luis Ponsico (*)Joel Carli, el futbolista de Mar del Plata que se convirtió en héroe en el Botafogo que supo idolatrar a Garrincha, a Nilton Santos y a tantos grandes de la historia del fútbol carioca.

José Luis Ponsico

La noticia impactó en Medios deportivos nacionales -despliegue de “Olé” y tapa en “La Capital”: “El defensor marplatense Joel Carli héroe del Botafogo”. “Autor de un gol milagroso en tiempo de descuento, permitió un desempate, penales y vuelta olímpica”. La memoria futbolera suele ser emotiva. Este recuerdo, es uno de ellos.

Los testimonios, aliados. El autor alcanzó a ver jugar a Hugo Carli, padre de Joel, hoy consagrado en Brasil; pasado en Aldosivi, ciclo en Quilmes Athletic Club; “6” vigoroso. Alto, buen juego aéreo. Fuerte en la marca. La remisión ubica al padre cuando el club Libertad ganó el ascenso hace más de 45 años.

El marplatense en su paso por Quilmes

El resto, pertenece a amigos, colegas y ex futbolistas. Muy rápido, Armando Fuselli, colega, historiador, hermano de la vida, al toque envió repaso (“Ojo, estaba más cerca de “Tito” Luis Raimondi que de José “Pepe” Nazionale, “crack” de Lanús, apuntó el querido “Negro”) Otro, Carlos Rico, ex defensor de Independiente, los 70

“¡ Imaginate cómo está familia Carli ! -dijo- Joel hoy figura en Brasil, Hugo el padre y Ariel, hermano de Joel, integrante del cuerpo técnico de Círculo Deportivo, campeón actual. Ariel estuvo con Hugo “Tomatito” Pena, antes que asumiera en Chacarita Jrs”, opinó el popular “Gallego” Rico, amigo de Carli, papá

Joel en sus tiempos defendiendo a Aldosivi

A propósito, opina el “Flaco” Carli orgulloso del presente de su hijo Joel y también de Ariel en otra función. “Los Carli respiramos fútbol desde siempre. El barrio del Club Libertad como origen. De Colón y 196 a Botafogo, si querés, es la síntesis” cuenta Hugo sorprendido por el llamado del cronista a 400 kilómetros.

“De pibe, por mí Viejo, colores de Boca influyeron en mí caso. De grande la jerarquía de Daniel Passarella, condición de tipo “caudillo”, fuerte, ganador, impactó. Y hasta tuve  la suerte de vivir un episodio que cuando lo cuento, muchos creen que exagero”, relata Hugo.

Hugo Carli en aquel partido inaugural del Minella. De pie, tercero desde la izquierda.

La pregunta lleva a Carli, papá, al Mundial 78. “Los futbolistas que estuvimos en el partido inaugural del Estadio Mundialista, luego “José María Minella” selección que enfrentó a la de Tandil, llevamos una medalla invisible para siempre. Motivo de orgullo. Jugué ése partido, de “cuevero” y viví gran emoción”, relata

“César Menotti, otra pre-temporada, Villa Marista. Pidió a la Liga, futbolistas locales sirvieran en prácticas. El gran Diego Maradona, consagrado Mundial Juvenil, Japón, invierno del 79, ya “estrella”. En una acción llegué tarde. Recibió golpe, mío. ¡ Para qué ! Me dijo de todo”, retrocede en el tiempo.

“No aceptó disculpas. Cuando terminó todo se acercó Passarella. Al toque, trató de bajar la bronca del ya semi Dios del fútbol. Dije: “No quise pegarle”, pero él me dijo de todo. Al toque, el gran capitán, llamó: “Diego, vení”. El genio de Fiorito, no quería. “Diego vení, te dije” continuó”.

Y la gloria llegaría con la casaca del Botafogo

Al final, Maradona, jugador genial, admirado por todos ya en el 79, se acercó. Valoré la grandeza del capitán, virtual jefe en ése momento. “Diego, pedile disculpas al Flaco”… Obvio que no sabía ni cómo me llamaba. Maradona, al cabo, lo hizo. Parece difícil de creer pero sucedió”, repite Hugo Carli, ahora taxista sexagenario.

” ¿ Querés saber los comienzos de Joel ? Chico de convicciones. Supo el destino: fútbol profesional. De pibe se cuidaba. Mérito de María Cristina Girardi, su madre. Lo llevaba a inferiores de Quilmes, yo no podía por horarios del laburo”, reconoce.

La otra: de muy niño pintaba para ser el mejor de los Carli. Algo que también sucedió”, cerró el “Flaco”

(*) Columnista de La Señal Medios y Libre Expresión