Jornada movida en Mar del Plata: sismo, violencia y muerte

Aunque sin consecuencias también se sintió en la ciudad el terremoto de San Juan. En Playa Grande una patota agredió a un joven que está en estado crítico y dos turistas murieron en Mogotes.

Un día especialmente movido en la ciudad. A los muchos problemas cotidianos debemos agregarle en este caso tres cuestiones de especial gravedad: los remezones del sismo en San Juan que llegaron hasta estas costas, la reiteración de la violencia nocturna vinculada con las agresiones entre jóvenes y los accidentes en ocasión de actividades turísticas vinculadas a los baños de mar. De todo un poco…

Dos turistas que se habían metido al mar el lunes a la tarde en diferentes balnearios de Punta Mogotes murieron ahogados a pesar de haber sido rescatados del agua por los guardavidas y haber recibido las maniobras de resucitación. Uno era un hombre de 63 años de Haedo, que se metió al mar y falleció a pesar de las maniobras de resucitación que le aplicaron los guardavidas. La otra víctima tenía 53 años.

Mientras tanto, en uno de los muchos incidentes violentos que jalonan la noche marplatense y la zona en la que ocurrió muy especialmente, un joven de 19 años fue atacado por una patota en el interior del boliche Ananá y se encuentra en estado crítico, internado en el Hospital Privado de la Comunidad, con fractura de cráneo, lesiones graves y a la espera de su evolución.

Los atacantes estarían identificados. Se trataría de un grupo de jóvenes procedentes de la ciudad de Rosario y con vinculaciones con un importante dirigente gremial de aquella zona.

Por último, también en la ciudad se sintieron las consecuencias del sismo que tuvo como epicentro la provincia de San Juan. Según el titular de Defensa Civil, Rodrigo Goncálvez, el movimiento tectónico  fue percibido por distintas personas que viven en pisos elevados de edificios.

“Hubo una repetición que fue ahí en las torres de 9 de Julio y México y también en un edificio de la calle Lamadrid, donde las vibraciones fueron importantes”, indicó Goncálvez, a la vez que agregó que “posiblemente hubo otros casos que no fueron denunciados”.

En el primero de los casos citados por el funcionario debió intervenir personal policial porque los vecinos  se auto evacuaron, al raíz del impacto que le generaron estos movimientos.

Un día en el que los condimentos trágicos parecieron coquetear con la ciudad, agregando tensión a un momento en el que las expectativas generales no hacen otra cosa que aportar preocupaciones.

Habrá que esperar que termine pronto esta onda negativa…