La Corte y el gobierno comienzan a pagar el precio de sus manejos

Habitantes de diversos barrios de la ciudad de Buenos Aires realizaron un «cacerolazo» contra la decisión de la Corte Suprema de revisar la causa «Vialidad», en la que está procesada la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Habitantes de diversos barrios de la ciudad de Buenos Aires realizaron un «cacerolazo» contra la decisión de la Corte Suprema de revisar la causa «Vialidad», en la que está procesada la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, lo cual podría provocar la postergación del juicio a la ex mandataria cuyo comienzo está previsto para el martes próximo.

La manifestación fue particularmente ruidosa y se produjo también a las puertas del edificio donde vive la ex mandataria, en Recoleta.

La protesta, convocada por redes sociales, se concretó en Recoleta, Belgrano, Núñez, Palermo,Tribunales y San Cristóbal.

La convocatoria fue para las 21 con las consignas «sin Justicia no hay República» y «no al pacto de impunidad» y en algunas zonas duró alrededor de media hora y aunque en esta primera experiencia la concurrencia no fue masiva, existe en el gobierno la convicción de que puede tratarse del puntapié inicial de una serie de protestas de la clase media harta de una situación que deteriora día a día su calidad de vida y que además, como en este caso, termina abonando la impunidad por la insólita estrategia de mantener lejos del banquillo a la ex mandataria para asegurarse tenerla enfrente en las elecciones presidenciales.

Ahora Cristina disfruta su impunidad y encabeza todas las encuestas para una votación que la acerca cada vez más al poder.

La protesta fue replicada profusamente en las redes sociales como Twitter, con expresiones de la gente y videos caseros.