La crisis y las tarifas erosionan la imagen de María Eugenia Vidal

Todos en Cambiemos sabían que el desgaste podía llegar, pero nadie creyó que sería en vísperas de la gran contienda electoral de 2019. Preocupación por la economía y la caída de imagen de Vidal.

Las tarifas y el deterioro económico social que conlleva los constantes aumentos son el gran tema de las últimas semanas. No solo tema de discusión política, sino tema de debate en las calles y un claro índice del termómetro popular en cuanto a la relación con los gobiernos nacionales, provinciales y comunales.

Hasta el momento, todos los dardos apuntaban solamente a la gestión nacional de Cambiemos con grandes críticas sociales. Incluso, según sondeos, el trabajo del gobierno cosechaba más rechazo que el labor del presidente Mauricio Macri.

Sin embargo, los acontecimientos de las últimas semanas arrojaron un escenario diferente a lo que venían reflejando las encuestas hasta el inicio de abril.

Así lo refleja un estudio realizado por Rouvier & Asociados, perteneciente al especialista Ricardo Rouvier. En definitiva, entre las diferentes conclusiones que arroja el analista, se aprecia que por primera vez el rechazo social para con la gestión de Macri comienza a tener una secuela en la gobernadora María Eugenia Vidal, quien solía esquivar el malhumor popular en las consultas.

En definitiva, Rouvier sostiene que “la imagen de la Gobernadora Vidal se mantiene por encima de la del Presidente Macri. A pesar de esto, la calificación negativa crece un poco llegando a los 34 puntos de porcentaje. Si bien Vidal se encuentra protegida porque el malhumor colectivo se focaliza en Macri, sufre alguna merma en su popularidad”.

En lo que respecta a los números del sondeo, la imagen positiva de Mauricio Macri se ubica en 42,1 por ciento (descendió tres puntos) y varios puntos por debajo de la negativa que supera la barrera de los cincuenta para ubicarse en 54,4 por ciento. La diferencia se nota en la gestión presidencial que cosecha 56,8 por ciento de rechazo y solo 39,1 por ciento.

En cambio, la gobernadora Vidal mantiene el amplio margen positivo pero con el sector negativo en alza. El 56,3 por ciento de los encuestados la acompaña y el 33,9 por ciento rechaza su trabajo. Claro está, este último número creció respecto a la última medición realizada.

El estudio se realizó sobre 1200 casos a nivel nacional y también arrojó que el 65 por ciento de la población cree que la inflación no descenderá.