La devoción a Ceferino Namuncurá cada vez más fuerte

Durante la peregrinación por el cumpleaños de Namuncurá se rezó la oración del amanecer en el Cerro de la Cruz. En tanto, el lonco de Patagones hizo la rogativa mapuche junto a pueblos originarios.

Un número importante de fieles, aunque en menor cantidad que en años anteriores, participó este fin de semana de la 49ª Peregrinación al santuario-parque de la localidad rionegrina de Chimpay, diócesis de Viedma, lugar donde nació y fue beatificado Ceferino Namuncurá.

La manifestación pública de fe, que se enmarcó en el duodécimo aniversario de la beatificación del joven mapuche, llevó por lema “Bautizados y enviados: servidores de nuestra gente”.

Las autoridades eclesiásticas estimaron que en los dos días del fin de semana unas 14.000 fieles pasaron por el santuario dedicado al indio mapuche.

“Sabemos que muchos no podrán venir, no porque perdieron la fe, sino porque el problema económico les impide afrontar el viaje que en muchos casos es caro, porque esta inflación los afecta mucho”, reconoció el obispo de Viedma, monseñor Esteban María Laxague SDB, en declaraciones a la prensa mientras recibía a los peregrinos.

El prelado sostuvo que “esa gente hoy destina ese dinero a la comida. Antes, mucha gente venía por varios días, hoy solo lo podrán hacer por algunas horas y más aquellas familias que tienen chicos”.

“En esta situación económica se prioriza a la familia, y con tristeza nos hacen llegar mensajes diciendo: ‘Padre, no voy a poder estar con la comunidad de Ceferino’. Pero viven la peregrinación a la distancia”, destacó.

Los peregrinos comenzaron a llegar el sábado al santuario. Por la tarde se rezó la Oración a María Auxiliadora en la ermita del parque y luego comenzó la adoración eucarística en el templo del Cristo de la Tierra y de la Vida. También se oró junto al fuego, frente al templo del parque, y la juventud le cantó a la tierra en el Polideportivo.

Las actividades del domingo comenzaron a las 7 con la oración del amanecer en el Cerro de la Cruz de los 500 años de evangelización, y la rogativa mapuche a cargo del lonco de Patagones, Jacinto, junto con otros loncos y representantes de pueblos originarios.

Desde allí se realizó la procesión hasta el parque, donde el obispo de San Carlos de Bariloche, monseñor Juan José Chaparro CMF, presidió la misa central. Concelebraron monseñor Laxague; el obispo de Alto Valle del Río Negro, monseñor Marcelo Alejandro Cuenca Revuelta; y el obispo emérito de Neuquén, monseñor Marcelo Melani SDB.

En ese marco, monseñor Melani se despidió de la comunidad, dado que próximo a cumplir 81 años decidió continuar su vida pastoral como misionero en el Perú.

Este lunes, cumpleaños de Ceferino, se celebró la Eucaristía en el parque santuario.

Fuente: Agencias