La doble cara de Argentina en su reclamo de soberanía en Malvinas

Por Adrián FreijoMientras el estado insiste en la cuestión de la soberanía en Malvinas permite desde hace más de una década una pista en manos inglesas como puente aéreo con las islas.

Adrián Freijo

En las últimas horas Mauricio Macri y su gente parecen estar convencidos de incluir el caso Malvinas entre los puntos a desarrollar en una campaña carente de buenas noticias. Y es que la Corte Internacional de Justicia determinó que el Reino Unido debe devolver a la República de Mauricio el archipiélago de Chagos.

El archipiélago de Chagos fue ocupado por Reino Unido y Estados Unidos en 1966. Cerca de 1100 habitantes de las islas fueron trasladados de manera forzada a Mauricio y a las Seychelles en un caso de características similares a lo ocurrido en 1833 cuando los británicos desembarcaron en nuestro archipiélago y desalojaron a sus pobladores para iniciar una colonización forzosa que dura hasta nuestros días.

Actualmente, las islas están administradas por el Reino Unidos y arrendadas al Ejército de Estados Unidos.

Cerca del presidente se entusiasman pensando en un fuerte reclamo, vinculado a este fallo, que el país podría presentar en abril cuando se reúna el Comité de Decolonización de la ONU y Argentina vuelva a plantear la cuestión de la soberanía como tema central.

«Seguridad, Malvinas y no retornar al pasado deberán ser los ejes de la campaña de cara a octubre» dicen los asesores del mandatarios, concientes de la necesidad de «no hablar de economía», lo que a juzgar por el humor de la gente parece una locura.

Claro que algunos de los postulados no parecen hoy tener una envergadura suficiente ni la solidez que el propio gobierno supone.

En materia de seguridad las cosas no están mejor y todas las soluciones planteadas por Cambiemos no pasan del terreno de las propuestas. Volver al pasado es algo que lentamente va quedando relegado en el pensamiento del argentino, que no siente que el presente le de respuestas adecuadas a sus urgencias y necesidades.

Y en la cuestión Malvinas es posible que esgrimir éxitos ajenos no sea suficiente para tapar el grosero abandono del reclamos que ha hecho Macri desde su asunción, más entusiasmado en llegar a acuerdos comerciales sobre pesca y petróleo que en insistir en el reclamo del cumplimiento de las resoluciones de la ONU con respecto al mandato a negociar la soberanía.

Charles Lewis: aeropuerto inglés en suelo argentino

Y responder además una pregunta de manual que va a hacerle la oposición en cada ocasión en la que aparezca la palabra Malvinas: ¿porqué deja que desde el aeropuerto privado de un amigo personal, vinculado también a la causa Panamá Papers, opere un puente aéreo entre el continente y las islas utilizado por los empresarios que hoy explotan junto a los kelpers riquezas que nos pertenecen y que han sido violentamente arrancadas a partir de la zona de exclusión?.

El multimillonario inglés Charles Joe Lewis, imputado penalmente por haber comprado ilegalmente tierras en la zona de Lago Escondido (1)posee una pista de aterrizaje en Sierra Grande con la longitud de Aeroparque y mejor resguardada.

El gobierno nacional no sabe quién es el dueño. Fuerza Aérea autorizó su construcción y le dió habilitación. Desde allí vuelan a Malvinas a pesar del controversial conflicto existente. 

Esos vuelos se realizan con empresarios extranjeros abordo, sin que se haya podido precisar quiénes viajan, a qué viajan y con autorización de quién viajan.

La estancia de Lewis en Lago Escondido

Claro que la responsabilidad alcanza a cuetro gobiernos argentinos: Carlos Menem autorizó, contra la ley, la venta de esas tierras a Lewis, Fernando De la Rúa nada hizo para revertir la situación y tanto Néstor como Cristina Kirchner tampoco movieron un dedo en ese sentido aunque justo es reconocer que durante sus gobiernos salieron los fallos señalando la irregularidad de la operación. pero ni Cancillería ni el Ministerio de Justicia hicieron nada para avanzar en la implementación del «paso atrás» que era menester.

Enrique Oliva de la Revista Zoom lo había advertido ya en el 2009 y el 19 de abril último El Malvinense volvió sobre el tema, ampliando, inclusive los alcances de la información que en estos días fue rescatada por medios de TDF y puesto en debate.

De acuerdo a la información suministrada la pista de aterrizaje se colocó a pocos metros del Golfo San Matías , en cercanías de Puerto Lobos, en un lugar privilegiado por la naturaleza, conocido como Bahía Dorada y posee autorización de la Fuerza Aérea para funcionar. Fue construida por la empresa Viarse SA en un campo propiedad de Nicolás Bernardo Van Ditmar, presidente y accionista de Bahía Dorada SA y Hidden Lake SA, socio del magnate británico Joe Lewis y el aeródromo está operando desde el 23 de febrero de 2008, fecha en el que aterrizó la primera aeronave, un Beechcraft King Air B90, señalan las fuentes.

La pista es más larga que la de Aeroparque

La firma que opera el aeropuerto privado Tavistock Aviation Argentina Sociedad Anónima con domicilio en Maipú 1300 10º piso de Capital Federal y es subsidiaria de Travistock Holding, de origen norteamericano, con domicilio en Argentina en la calle Maipú 1.210, 5º piso de Buenos Aires y de ella opera regularmente el Dassault Falcon 900, ex matrícula norteamericana N158JA, normalmente a cargo del capitán John Zoller, piloto oriundo de Orlando, Estados Unidos.

Los vuelos hacia las islas no pasan ningún tipo de controles ni Aduanas y no se efectúa ningún control migratorio. De hecho la autorización para transporte de pasajeros, correo y/o carga le fue retirado oportunamente a la empresa. (2)

Desde este aeropuerto, fuertemente custodiado por personal mejor dotado de logística que la propia Policía Federal, hay un constante movimiento aéreo en la zona, incluyendo helicópteros que mantienen una fluida actividad en el aeropuerto.

La aeronave que hace el puente aéreo con Malvinas

¿Puede entonces argumentar el gobierno un interés genuino en la recuperación de las islas cuando permite semejante descontrol y abuso y solo tiene a su favor un fallo de la Corte Internacional sobre una lejana isla y en un planteo absolutamente ajeno a nuestro país?. Tal vez el efecto espejo pueda tentar a Macri de avanzar en el reclamo, pero estos antecedentes de complicidad y complacencia argentina suelen jugar malas pasadas ante los organismos internacionales al momento de tener que tomar decisiones.

Vaya un antecedente: durante el conflicto por el Canal de Beagle una de las pruebas presentadas por el gobierno de Chile y que fueron más valoradas por el tribunal arbitral fue un mapa del Instituto geográfico Militar de nuestro país en el que las islas Picton, Lennox y Nueva estaban coloreadas como chilenas. ¿Cómo puede reclamar Argentina como propias tres islas que en su propia cartografía las ubica en territorio del país con el que disputa? se interrogaron los jueces.

Nosotros no podemos menos que hacernos la misma pregunta…

 

Notas:

(1) – En la denuncia de la PIA (Procuraduría de Investigaciones Administrativas) que inició la causa se indicó que las citadas transferencias de tierras autorizadas por la Comisión Nacional de Zonas de Seguridad eran contrarias a lo dispuesto en la Ley de Defensa Nacional 23.554 y el Decreto Ley 15.385/44, puesto que por su ubicación estratégica no correspondía que pasen a manos de extranjeros.

Sin embargo, para lograrlo, se realizaron maniobras por las que primero se solicitaron autorizaciones en calidad de personas jurídicas nacionales, pero en paralelo se transfirieron las acciones a manos extranjeras.

Según publicó el portal oficial del Ministerio Público Fiscal, una vez obtenidas las autorizaciones, la transferencia de las tierras se efectivizó a favor de los extranjeros.

(2) – La Empresa “Tavistock Aviation”, le fue suspendida la autorización para operar en la República Argentina, en el año 2005, aun así, sigue operando en forma clandestina en esa pista:

MINISTERIO DE PLANIFICACION FEDERAL, INVERSION PÚBLICA Y SERVICIOS
SECRETARIA DE TRANSPORTE
Resolución N°  193/2005  193/2005
ARTICULO 1° — Retírase a TAVISTOCK AVIATION ARGENTINA S.A. la autorización otorgada por Disposición N° 59 del 30 de junio de 1999 de la ex SUBSECRETARIA DE TRANSPORTE AEROCOMERCIAL, FLUVIAL Y MARITIMO de la entonces SECRETARIA DE TRANSPORTE del ex MINISTERIO DE ECONOMIA Y OBRAS Y SERVICIOS PUBLICOS para explotar servicios no regulares internos de transporte aéreo de pasajeros, correo y carga usando equipos de reducido porte, por la causal prevista en el Artículo 135, incisos 1, 2 y 8 de la Ley N° 17.285 (CODIGO AERONAUTICO) .
ARTICULO 2º — Retírase a TAVISTOCK AVIATION ARGENTINA S.A. la autorización otorgada por Resolución N° 24 del 1° de diciembre de 2000 del ex MINISTERIO DE INFRAESTRUCTURA Y VIVIENDA, para explotar servicios no regulares internacionales de transporte aéreo de pasajeros, correo y carga usando equipos de reducido porte, por la causal prevista en el Artículo 135, incisos 1, 2 y 8 de la Ley N° 17.285 (CODIGO AERONAUTICO) .
ARTICULO 3° — Notifíquese a la transportadora aérea que contra la presente resolución podrá interponer el recurso de reconsideració n o el recurso jerárquico, ambos previstos en los Artículos 84, 89 y 90 del Reglamento de Procedimientos Administrativos, Decreto 1759/72, T.O. 1991, dentro de los plazos de DIEZ (10) o QUINCE (15) días, respectivamente.