La fracasada licitación de letras complica el futuro

Martín Guzmán, declaró “desierta”, la licitación de tres títulos públicos en pesos, con vencimiento en 2021, que realizó ayer. No habrá por ahora otro intento.

El Gobierno buscaba hacerse de fondos como una forma de refinanciar el pago de los $ 100.000 millones del Bono Dual 2020, que vence el jueves próximo.

El oficialismo había ofrecido bonos del Tesoro Nacional en pesos con ajuste por Coeficiente de Estabillización de Referencia (CER) más un 1%; otros en pesos con tasa Badlar Privada más 100 puntos básicos; y un tercer bono del Tesoro Nacional vinculado al dólar más un 4%, todos con vencimiento el año que viene, según detalló la agencia oficial de noticias Télam.

Según consignó en su edición on line el diario El Cronista, el fracaso en esta operación oficial no le deja demasiadas alternativas al Estado nacional. Una opción es emitir los 96.000 millones de pesos para enfrentar el jueves, pero esto representa poco más del 5% de la base monetaria. La consecuencia de una medida semejante sería una devaluación del peso argentino y profundizaría todavía más la diferencia en la cotización con el dólar. La otra alternativa sería concretar de manera compulsiva y unilateral el “reperfilamiento” del título en pesos, lo cual representaría una mala señal para la confianza de los mercados internacionales y para los inversores, en vísperas de que se inicien las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para la renegociación de los vencimientos de la deuda contraída durante el Gobierno de Cambiemos. (Ver “Mañana llega la misión…”)

El fracaso de ayer se suma al naufragio que ya había sufrido el Ministerio de Economía de la Nación durante la semana pasada. Entre el lunes y martes, la cartera que condice Guzmán había buscado un canje voluntario de estos Bonos Dual 2020 por una combinación de cuatro títulos, en una operación en la que apenas logró cambiar el equivalente a US$ 164 millones, con una reducción de deuda por U$S 7,1 millones.

Esa operación, a diferencia de las que se intentaron ayer, implicaba la aceptación por parte de los bonistas de quitas de entre el 20% y el 40% del valor del Bono Dual. La respuesta fue que se logró solamente una aceptación de alrededor del 10% de lo que vencerá el jueves, recordó Télam.

Según el cronograma de licitaciones del Ministerio de Economía para obtener finciamiento, el jueves tendrá lugar la colocación de Letras del Tesoro (Letes), también en pesos, operación que ya había sido informada a mediados de enero.

Consultoras, con mirada sombría

La noticia de que el Ministerio de Economía declaraba “desierta” la licitación de Bonos del Tesoro en pesos se conoció ayer a las 20.26. Antes de que este anunció, la jornada estuvo signada por los análisis en torno de las negociaciones encaradas en torno de la deuda soberana.

“La reestructuración de la deuda no tiene el poder de hacer ‘el bien’; es decir, no tiene capacidad de solucionar los problemas de fondo de Argentina”, se pronunció la consultora Economía & Regiones. Agregó que “si hubiera una reestructuración de la deuda exitosa, el sector privado argentino (tanto empresas como agentes individuales) no experimentará ningún significativo alivio en relación con su realidad económica experimentada en 2019 y 2018”.

“El gobierno siguió sin presentar un programa o, al menos, lineamientos que marquen el rumbo económico que pretende recorrer. Hasta ahora, las únicas señales fueron una gratificante prudencia fiscal y un preocupante relajamiento monetario. Al menos, se vio pragmatismo a la hora de sanar los primeros errores, una señal favorable de cara al futuro cercano.”, señaló el Grupo SBS en un informe.

“Da la impresión de que las improvisaciones sobre la marcha reemplazan en este caso a una estrategia consistente con el nivel de seriedad del asunto y el grado de debilidad de nuestro país”, indicó la consultora política y económica Massot, Monteverde & Asociados. según la agencia Reuters.