La fuga de depósitos en Grecia supera ya el 10% de su PIB

Las nuevas autoridades quedaron a mitad de camino en sus negociaciones con la UE y la falta de definición disparó una corrida que amenaza con la llegada de un «corralito».

La fuga de depósitos que sufre Grecia desde el pasado mes de noviembre, fecha en la que la posible llegada de Syriza al poder comenzó a atemorizar a los ahorradores, asciende ya a 20.000 millones de euros, según las estimaciones que hoy ha hecho públicas Citi.

Para calibrar la magnitud de esta cifra hay que tener en cuenta que el Producto Interior Bruto de Grecia ronda los 182.400 millones, según datos de Bloomberg, por lo que la salida de depósitos supera el 10% del PIB del país. Si España viviese la misma situación, la cifra superaría holgadamente los 100.000 millones de euros.

Esta salida masiva ha provocado que la base de depósitos esté entre los 140.000 y 145.000 millones, cerca de un 15% menos que en noviembre. Esto supone un nivel inferior al de junio de 2012 -en plena crisis del euro- y muy similar al de 2005, se apunta en el documento de la entidad.

Asimismo, los analistas Ronit Ghose y Yafei Tain apunta que, en previsión de la jornada festiva de hoy, la salida se aceleró el pasado viernes hasta llegar a 1.000 millones.

El ELA podría ser insuficiente

En este contexto, continúa el documento, ha provocado que las entidades bancarias de Grecia hayan tenido que recurrir al programa de financiación de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés) del Banco Central Europeo. El ELA está dotado con un máximo de 68.300 millones, cantidad que, según la prensa de Grecia, podría no ser suficiente para atender las necesidades bancarias.

En opinión de Citi, si el Eurogrupo refrenda el principio de acuerdo que se alcanzó el viernes, la entidad que preside Mario Draghi podría tomar la decisión de seguir financiando a las entidades de Grecia.