La identidad marplatense: de Elisa Pastoriza a Juan Travesaño

Por José Luis Ponsico (*) El HCD honró a la académica Elisa Pastoriza, historiadora, profesora de la UNMDP, citada en distintos claustros universitarios, «Personalidad Destacada».

José Luis Ponsico

El Concejo Deliberante de Gral. Pueyrredón honrò a la académica Elisa Pastoriza, historiadora, profesora de la Universidad de Mar del Plata, varias veces citadas en distintos claustros universitarios, «Personalidad Destacada» (antes «Ciudadana Ilustre») de la Ciudad, por su fecunda obra literaria sobre la historia viva de Mar del Plata. Un acto que congregó distintas personalidades de la Cultura.

Autora de una decena de libros imprescindibles para entender el origen, desarrollo, valores de una geografía de privilegio sobre la Costa Atlántica. Pastoriza, hace algo más de una década, impacta con textos que ilustran cambios socio-culturales de la antigua «Perla del Atlántico». Desde 1960 «Ciudad Feliz» por impronta del periodista, costumbrista, Enrique De Thomas, apodado «Wing».

Elisa Pastoriza, investigadora reconocida por el HCD

El último trazo de la reconocida docente, gira sobre «Mar del Plata, un sueño de los argentinos» cuyo co autor es el sociólogo, Juan Carlos Torre. Los trabajos de Pastoriza contienen datos, estadísticas, semblanzas, pinturas sociales, que no tienen demasiados antecedentes en el universo local. Torre también participa del estudio de una Ciudad con «turismo social», diverso, desde fines de los´40

Desde la perspectiva de la belleza marplatense, los libros conocidos remiten a «La conquista de las vacaciones» -una de las primeras valoraciones en albores del peronismo del´49; el aguinaldo y las vacaciones anuales- «Un mar de memorias», otro texto ponderado. «Mar del Plata, balneario con turismo social». Entre las más recordadas.

El cura Marinacci y su Pequeño Mundo lleno de pibes

Otra referencia, un personaje futbolero, muchacho de barrio, pasado militante en «Pequeño Mundo» del Cura Pablo Marinacci, Acción Católica, Colegio Don Orione, años 60 -origen: sacar a los pibes de la calle- que remite al apodo popular: periodista «Juan Travesaño». Famoso en los Medios periodísticos.

Su vigencia, club Kimberley, los colegas y amigos. Amistades de aquel Ferro de Timoteo Griguol

Desde las letras la Ciudad tuvo personalidades destacadas, otros tiempos. Atracciones del balneario que cumplió 146 años de existencia. Los recordados Roberto Barili, el arquitecto Roberto Cova, el escritor Enrique David Borthiry, dorados´50. Mar del Plata, ciudad balnearia de 250 mil habitantes. La identidad no la daba la fama. Apenas el talento, si se recuerda a Astor Piazzolla. La mayor celebridad

Uranga, Trucco, Hidalgo, Alfieri, nombres de un tiempo de oro del periodismo

El diario «La Mañana», primer gobierno peronista, 1946-55, promoviò periodistas autodidàctas, que dejaron huella en varias generaciones. Desde Mario Trucco -como Cova, cercano a los 90 de edad- Helmer Uranga, fallecido, un jovencito Oscar (Coqui) Gastiarena, todos «maestros» del periodismo gràfico. Mario con Raúl Ramìrez, que murió recientemente, voces de la radiofonìa.

El periodismo deportivo local formó escuela de notables relatores que alcanzaron fama grande. Al citado Ramírez, especialista en boxeo -aunque relató fútbol durante dos décadas- le siguieron Emilio «Yiyo» Arangio a fines´60 y Juan Carlos Morales´70, 80 y 90. Con ellos, Jorge Giacomelli, para todo el universo «el Negro» Jorge Bullrich.

El «Turco» Leftala Abraham , apodado para siempre «Pivot en el deporte»

Arangio se inició entre otros históricos en la televisión marplatense -Canal 8 data diciembre del 60- con el legendario «Turco» Abraham Leftala, apodado para siempre «Pivot en el deporte». Con ellos, una referencia insoslayable de la identidad marplatense: el mítico Vicente «Cholo» Ciano, cumpliendo 60 años con el periodismo audiovisual.

Después de haber vivido horas de angustia por una neumonía que lo aquejó hace diez años, «el Cholito» de Mar del Plata así lo apodan en los barrios periféricos del Condado, pasó a erigirse en un mito como «la Difunta Correa» para los sanjuaninos o «la Madre María» en distintas regiones que no abandonan el sentimiento religioso.

El «Cholo» Ciano, símbolo de la historia del periodismo local

Las escuelas de periodismo en «La Feliz» se conocieron tarde para una generación que tuvo además de Morales a otros queridos colegas. Rubén Aguilera, Armando Fuselli, un bisoño Julio Héctor Macías en el´72,  luego estadígrafo, repercusión internacional. Discípulo entrañable de Helmer Uranga, jefe histórico. Diario «La Capital», los 70. «Macías llegó con edad de Sexta», decíamos por entonces.

Antes, la camada de «La Mañana» dió paso desde las páginas del diario «El Atlántico» a los hermanos Miguel y Jorge Alfieri. Con ellos, Adalberto Vecchiarelli y quién llegó más lejos, José Andrés Soto.Legendario editor de varias publicaciones, Editorial Perfil, los 70 hasta avanzado el tercer milenio.  Soto, además, convocó a decena de colegas marplatenses en la Capital Federal. Un benefactor.

Juan Carlos Morales: al maestro con cariño

La explicación de los extremos entre referentes culturales también remite a la Mar del Plata con una base social heterogénea. Dante Panzeri en el´ 69 explicó que el secreto de «La Máquina» de River, en los 40, además de la clase de sus futbolistas, lo daba lo homogéneo. El inolvidable periodista decía

«Recuerde, lo heterogéneo forma lo homogéneo» para describir estilos y armonía.

Juan Travesaño, tiempos de avances informáticos -dice «no es lo mío»- alcanzó fama por su audacia, probados conocimientos, siendo ajeno al mundo del periodismo formal. Se cuenta que uno de los apoyos recibido llegó de alguien consagrado, colega Vito Amalfitano. Otro reconocido, Osvaldo Di Dío -generación de Rodolfo Puleo y Héctor Gambini– también se sintió partícipe.

Lo que muy pocos saben es que el apodo lo recibió de una vecina de su esposa. La familia Matteo, apellido que pocos conocen, en los 90 vivía como la mayoría de los argentinos entre dos pasiones: la política y el fútbol. «Por ambas, la gente vive y muere» decía Panzeri, hace medio siglo. Una tarde -cuenta la leyenda- comentó: «Nena, tu marido es Juan Travesaño. Vive hablando de fútbol», se supo

Jorge Aguilera, Mario Trucco y alguien de la «nueva» generación: Vito Amalfitano

Otros marplatenses célebres, Guillermo Vilas´70 y 80, antes Guillermo Brizuela Méndez, uno de los primeros locutores, Canal 7, nacimiento de la televisión en la Argentina, mediados´51, el muy querido profesor Julio Santella, múltiple ganador, Carlos Bianchi, Vélez Sarsfield, 1993-97, luego Boca 1998-04, vivieron alcanzando fama grande, pero lejos de la «patria chica».

Es probable que Pastoriza -apellido muy futbolero, el recuerdo remite a José Omar, para el mundo «el Pato», «5» Colón, Racing, Independiente, la selección, fallecido joven-  y Juan Travesaño no tengan mucho en común. Tal vez ni se hayan cruzado, pero Mar del Plata, como dice la consigna, «lo tiene todo». «De genios y artistas», rescate de Osvaldo Soriano, también marplatense. Nacido en el 43.

No solamente, el mar, playas, la belleza, los alfajores. La cultura popular nunca se acaba. Como aquella cumbia de los «Wawancó» cuando el autodidacta del fútbol asistía al «Pequeño Mundo» y admiraba a Roberto Mario Gómez. Mediocampista marplatense, seminarista que Timoteo transformó en lateral volante, un «4» impactante, en el invencible Ferro del 81, 82, 83. Campeón invicto.

Juan Travesaño, que pasó los 50 años, con físico de atleta, 1.85 de estatura, confesó que quería jugar como el «Curita» Gómez, su amigo. Pero no fue así. «Tenía cosas él, de Toninho Cerezo y el «Negro» Jota Jota López, Menos mal que hubo gente que me apoyó para lo que hago desde 1992″, dijo. Mar del Plata lo tiene todo. Añade el cronista.

La cultura popular es infinita. De una población local de 250 mil habitantes en 1960, apenas 15% de nativos en Mar del Plata, «La Feliz» bordea ahora el millón de habitantes y en el verano, quizá cuando termine éste, se conozca otro récord: desfilando más de dos millones de turistas. Única e irrepetibleComo la profesora y el pintoresco poeta de la redonda.

(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión y «Mundo Amateur»