Aborto: la libertad de conciencia será la norma aplicable al debate

Previo al discurso de Mauricio Macri en la Asamblea Legislativa del 1 de marzo, el año parlamentario ya empieza a tomar impulso con un tema sensible: la ley de aborto legal y gratuito. 

En las últimas horas se supo que el Gobierno tiene decidido a permitir el debate en el Congreso y dar “libertad de conciencia” a la hora de votar a los miembros de su tropa en Diputados y el Senado. Pero sus voceros se ocuparon de aclarar que “no impulsan” el proyecto. De hecho, fuentes legislativas consultadas relativizaron el aval de Macri a discutir la ley.

“Todos los voceros del Gobierno que salieron a hablar sobre el tema se manifestaron en contra”,sostuvo la misma fuente. Luego de que trascendiera la supuesta “luz verde” de Macri, diputados y senadores de Cambiemos hablaron públicamente de su rechazo al aborto y anticiparon que no creen que puedan reunirse los votos para que se apruebe en el Congreso.

El debate tendrá inicio en Diputados donde legisladoras del FpV y la izquierda ya anticiparon un pedido de sesión especial para que el proyecto de aborto legal se trate el próximo 8 de marzo. En esos dos espacios es donde parece haber una posición más homogénea. Según consultadas de este medio, en el resto los bloques, incluido Cambiemos, cada legislador votará de acuerdo a postura personal. Es decir, la “libertad de conciencia” estará tanto en el oficialismo como en la oposición, y será en definitiva lo que volcará el resultado hacia uno u otro lado.

“No va a haber una postura de bloque. Cada cual va a ir por sus convicciones”, afirmaron desde el interbloque Argentina Federal, espacio que tiene a unos 35 diputados que responden a los gobernadores. En el Senado la postura sería idéntica. Algunos de los justicialistas que integran el bloque reconocen en off the record que están dispuestos a dar el debate, pero evitan adelantar qué posición tomar. Incluso sospechan de cuál es la verdadera intención del Gobierno en hacer circular la versión de que no intentará bloquear la discusión.

No son los únicos que sospechan. Por caso, la diputada de izquierda Romina del Plá sostuvo que Macri “habilita el debate sobre el aborto porque quiere darle un golpe al PJ, que habla en nombre del papa Francisco”.

Además, el aval al debate surgió en una reunión en Casa Rosada entre, el “power trío” que integran Marcos Peña, Mario Quintana, Gustavo Lopetegui; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; y el secretario de Fortalecimiento Institucional, Fernando Sánchez, con las espadas legislativas de Cambiemos. Éstos son: el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; el jefe del bloque del PRO en Diputados, Nicolás Massot; el jefe del interbloque de Cambiemos en Diputados, Mario Negri, y su par en el Senado, Luis Naidenof, además del jefe del bloque radical, el senador Ángel Rozas.

Sin embargo, el titular del bloque de senadores de PRO, Humberto Schiavoni, aseguró que el tema del aborto “no guarda relación con lo que se habló en la Casa Rosada”. “Es un tema que no lo instala ni lo promueve nuestro espacio político”, aclaró además. Otros diputados e incluso funcionarios salieron a sumar su rechazo.

Entre los que apoyan el aborto legal o al menos su despenalización están mayoritariamente -pero no de forma unánime- el Frente para la Victoria, la izquierda, y diputadas como Carla Carrizo, Margarita Stolbizer Victoria Donda. 

El pasado lunes se realizó una masiva marcha en el que las organizaciones que apoyan el aborto legal reclamaron que se sanciones la ley. Inmediatamente las legisladoras que impulsan el debate salieron a pedir la sesión para el 8 de marzo. La presión social está llevando inexorablemente a que el Congreso debate la cuestión. Pero el resultado de la votación es aún incierto.