La Matanza ya no puede ocultar que es tierra de nadie

Cada día un nuevo escándalo de inseguridad asombra a la ciudadanía. Mientras la intendente Magario busca explicar lo inexplicable, un grupo armado intenta tomar una comisaría.

Un grupo de delincuentes vestidos de policías ingresaron a una comisaría de San Justo para liberar presos. Amenazaron a los efectivos que se encontraban presentes y, sin lograr su objetivo, se fueron del lugar en medio de un tiroteo. El hecho dejó a una mujer policía herida de gravedad.

El episodio comenzó cuando cuatro personas ingresaron disfrazadas de agentes en la Comisaría 1ra de San Justo, partido de La Matanza, frente a la Plaza Principal de esa localidad. Los criminales estaban armados, llevaban herramientas para cortar candados y usaban viseras y camperas con la inscripción de “Policía”.

Dentro del establecimiento apuntaron a cinco efectivos que se encontraban en la guardia y les pidieron que se quedaran quietos. El enfrentamiento inició cuando uno de los oficiales pidió a los hombres que se identifiquen y extrajo su arma reglamentaria. Los delincuentes abrieron fuego y se retiraron tras herir a una sargento, identificada como Rocío Villarreal.

Rocío Villareal, la policía baleada durante el enfrentamiento.

La mujer fue trasladada de urgencia al Hospital Paroissien, en la localidad de Isidro Casanova, luego de recibir dos disparos, uno en el abdomen y otro en el brazo derecho. Fue operada y se encuentra estable.

Los delincuentes que habrían escapado en un vehículo Gol Trend color gris dejaron abandonado un chaleco negro con la inscripción ” Policía” en la comisaría, mientras que sobre una mesa dejaron una pistola 9mm, otro chaleco y un buzo color gris.

Además, como consecuencia del fuego cruzado con los criminales, monitores y vidrios rotos quedaron dispersos en el lugar. Aún se intenta determinar quiénes eran estas personas y si sólo buscaban liberar a uno o varios presos.