La muerte de Alejandro Sabella enluta al fútbol y al espíritu deportivo

Un caballero, un hombre respetuoso y un ser humano capaz de esconder tras su humildad una vida de éxitos en el deporte que había elegido. Como jugador y como técnico dejó una huella inolvidable.

 

El fútbol volvió a recibir otro durísimo golpe: murió Alejandro Sabella.

A pocos días del fallecimiento de Diego Armando Maradona, el ex técnico de Estudiantes y la Selección murió a los 66 años luego de sufrir una descompensación cardíaca, que lo obligó a internarse en una clínica de Belgrano. Más tarde su salud se complicó por un virus intrahospitalario que lo llevó a un cuadro febril que fue controlado con antibióticos.

Finalmente se conoció hoy la triste noticia que caló hondo en distintos ambientes de la Ciudad y el país. De la mano de Pachorra, el Pincha volvió a tocar el cielo con las manos al conquistar la edición 50 de la Copa Libertadores de América, la cuarta para el Club, aquel recordado 15 de julio de 2009 cuando en el Mineirao empezó perdiendo y lo terminó dando vuelta con goles de la Gata Fernández y Mauro Boselli. Un año después, su equipo gritó campeón nuevamente en el torneo local.

Como DT de la Selección se ganó el respeto de un plantel lleno de egos y figuras

Pero también su paso por la Selección Argentina será muy recordado. Bajo su cargo, el elenco nacional se quedó con el subcampeonato del mundo en Brasil, al perder la final frente a Alemania. Si bien se quedó en las puertas de la gloria y mereció más, después de Menotti y Bilardo, fue el DT que más lejos llegó con el conjunto albiceleste en un Mundial.

Sabella estuvo internado desde el jueves 26 de noviembre en el Instituto Cardiovascular, debido a su afección cardíaca que obligó a su internación de urgencia. En un principio se había informado que podía recibir el alta médica, pero el médico de cabecera decidió nuevos estudios y su estadía en este centro especializado se prolongó.

Con su Estudiantes amado levantó la Copa Libertadores

Su círculo familiar, esposa e hijos, mantuvieron un gran hermetismo en torno a su salud. Fueron los únicos que tenían acceso y los que compartieron las 24 horas junto a él, que estaba con ganas de recuperarse lo más rápido posible para recibir el alta. Pero eso no sucedió porque siempre existieron riesgos para su salud.

Cabe destacar que Pachorra estaba internado por un problema que nada tenía que ver con la enfermedad contra la cual luchó hace unos años y que pudo vencer, al punto de volver a imaginarlo otra vez dirigiendo una selección o un equipo de fútbol. Según informaron allegados a su familia, Sabella venía con molestias en los últimos días, había sufrido inflamación en sus piernas por acumulación de líquido y también lo afectó la noticia del fallecimiento de Maradona.

Jugador fino, capaz de manejar el ritmo con la «pachorra» que le dio su mote, brilló en River, Estudiantes, el fútbol inglés, Ferro y la misma selección que luego iba a dirigir.