LA PATRIA ESTÁ EN PELIGRO

El lema elegido por la variopinta alianza del kirchnerismo con los Moyano y Hebe de Bonafini para montar un descascarado acto en el Obelisco porteño no pudo ser más adecuado a las circunstancias.

“Fantasmas del pasado, perfume de ayer” cantaba Carlos Gardel que sin embargo nunca llegó a conocer a ese Obelisco que los ilustradores insisten en erguir siempre tras su emperifollada figura. El Morocho murió en 1935 y el ícono porteño fue inaugurado recién un año después, en 1936.

Tan imposible de juntar a ambos como a suponer que los Moyano, Bonafini y Máximo Kirchner -con D’Elía, Anibal Fernández y otros caracterizados vecinos del enrejado argentino en los suburbios a los que por ahora se condena a los no mostrables- puedan suponer la salvación de la Argentina.

Mientras el gobierno de Mauricio Macri insiste en ignorar que más allá de los números existen las personas y avanza feliz hacia el abismo creyéndolo el borde de una pileta climatizada de cerámica italiana, en el socavón esperan con las fauces abiertas estos representantes de la peor decadencia moral de un país que, seamos justos, nunca tuvo demasiado de ella.

Y si…la patria está en peligro. Entre “Ceos” no videntes y malandras apurados, los ciudadanos de esta pobre nación tendremos que elegir si nos roban en nombre del desarrollo o lo hacen en el de la épica. Pero lo que no podremos evitar es que nos roben.

Aunque no deberíamos extrañarnos: si Carlitos no conoció nunca a su compañero de póster, Mauricio no entiende que no todos tuvieron un padre ladrón que se confabulaba con la corrupción del estado para llevar nuestro dinero al borde de su cuna, Máximo y Cristina no se asquearon frente al “éxtasis” que al fundador de la dinastía le causaba el dinero ajeno, Hebe descuenta que la muerte de tantos jóvenes se resume en ideologismo y subsidios y los Moyano sueñan una sociedad manejada por aprietes, barras bravas e impunidad…es que algo ha pasado en el medio para que no nos hayamos dado cuenta.

O nos dimos cuenta y no nos importó nada.

Con lo que concluimos que…la Patria está en peligro.