La sirena de cierre: recuerdos de la vieja Mar del Plata

La alarma de la patrulla municipal sonando a las 17.00 para anunciar el cierre de los negocios nos recordó el tiempo en el que el sonido partía de un tradicional aserradero local.

La alarma del aserradero Tiribelli Hnos. ubicado en la Avda. Independencia  fue durante décadas el sonido familiar que recordaba a los marplatenses el fin de la jornada. Eran pocos los lugares en los que no llegaba a escucharse el fuerte sonido que surgía desde las entrañas de aquella icónica empresa local y ya se había incorporado a las costumbres lugareñas con mayor exactitud que el siempre fluctuante reloj de la torre municipal. Allí trabajaban un centenar de obreros y empleados (foto principal) que también esperaban el clásico pitido para dejar, al menos por unas horas, la dura tarea.

Hoy, como parte de la nueva liturgia de la cuarentena, el sonido de las alarmas de las patrullas municipales para anunciar que era llegada la hora de cerrar los comercios, nos llevó por un instante a aquel tiempo, aquellas costumbres y aquella Mar del Plata laboriosa que esperaba el aviso de la vieja maderera para tomar el camino del descanso.

Sin miedo a los virus, a la falta de trabajo o a los hechos de inseguridad. Solo se trataba de ir a casa…para empezar al otro día un nuevo camino hacia el crecimiento personal y comunitario.

Tiempos que se fueron…¿o los echamos?.

https://twitter.com/i/status/1259216180881043457