Las divertidas y bélicas andanzas de Rambito y Rambón

Hombres, mujeres, discapacitados, todos caen en el afán por la leva que atacó a Zorro Uno. Todos al cuartel, a hacer salto de rana y orden cerrado. ¿Lo pondrá a Mourelle como sargento a cargo?.

Y sobre el final de su estadía en Luro e Hipólito Yrigoyen logró meter su bocadillo militar. Tan afecto al orden marcial, a los discursos épicos y al redoblar de los tambores, se subió feliz a la moto de campaña que le ofrecía su sidecar de la mano de un proyecto más que polémico.

El intendente Carlos Arroyo respaldó la creación del Servicio Cívico Voluntario en Valores impulsado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y fue más allá al asegurar que está “totalmente a favor del servicio militar”, en el que incluiría a “mujeres y discapacitados”.

El jefe comunal sostuvo que la iniciativa para capacitar en valores democráticos y republicanos a jóvenes de 16 a 20 años que lanzó el gobierno nacional “es excelente” porque la eliminación del servicio militar obligatorio fue “el peor error”. 

Pero como siempre necesita «un malo» para arrasar en su embestida épica, no podía abandonar la arenga sin emprenderla contra algún molino de viento. Y no dudó….

“Siempre consideré como un verdadero desastre para el país la decisión motivada por un pésimo general, que fue (Martín) Balza, de desactivar el servicio militar”, lanzó el intendente.

Y si…el hombre se arrogó los conocimientos y experiencia suficientes como para analizar cuando un jefe militar es bueno o es malo. ¿Lo avalan sus desembarcos en Normandía?, ¿engalanan su hoja de servicio tantos exitosos operativos de tránsito enfundado en su mítico capote?, ¿o tal vez el criterio estratégico con el que alguna vez sostuvo su degradado lugarteniente Sáenz Saralegui recorría las góndolas de los supermercados en búsqueda de las vituallas necesarias para sostener una campaña?.

Demasiado heroísmo y mucho glorioso triunfo si se lo compara con el de Martín Balza quien, pistola en mano, encabezaba a sus tropas en el territorio malvinense y cubría la retirada de hasta su último hombre…

Arroyo sostuvo que “hay una enorme juventud que no tiene nada que hacer, no tiene un oficio; andan dando vueltas en vez de estar aprendiendo a cuidar la soberanía argentina, están en plazas drogándose o tomando cerveza”. Sería bueno preguntarle si no conoce a algún viejo Director de Escuela para reclamarle por esa falta de formación de quienes pasaron por las aulas y hoy integran ese ejército de marginales.

“Estoy totalmente a favor del servicio militar. Lo digo para todo el mundo, hasta para las mujeres. Y además lo haría también para los discapacitados, pero no para ponerles un arma en la mano sino , porque aprenderían a tener orden, a tener disciplina, en muchos casos a ser higiénicos”, apuntó.

Propuso  otras medidas como “levantarse a la misma hora, aprender a comer, a bañarse todos los días, a lavarse la ropa llegado el caso, a hacer una cama”. Le faltó aclarar que cuando se habla de «lavar la ropa» se excluye de la enseñanza los pilotos azules…

“Si usted incluye a los discapacitados les daría un motivo para vivir, para hacer cosas un oficio. Creo que hay que ser inclusivos”,agregó.

También recordó que dio clases de Historia en el Ejército y tuvo“alumnos que tenían 20 años y no sabían quién había sido San Martín o Belgrano”. Mencionó que había otros a los que les daban una pastilla de jabón y “la olían y la guardaban en el armario porque no sabían que era para bañarse”. “Entonces, esas son las funciones que debe cumplir un servicio”, concluyó.

Tan obsesionado está por la higiene que, se dice, propuso que la escuela a crear para la nueva formación debería llamarse General…Electric.

Y entre sus ordenes secretas guarda la más determinante: que Hernán Mourelle sea designado Sargento Mayor y se encargue de poner a prueba la capacidad de aguante de las tropas. Para ello dispuso que la estrategia sobre el campo de batalla sea «destrato, insulto, atropello y soberbia». Aunque muchos juran que ello no será posible...su principal colaborador estaría por estas horas pidiendo ingresar en la Legión Extranjera.

Tras sus bélicas declaraciones se despidió del cronista golpeando sus tacos, dando marcial media vuelta y alejándose marcando el paso…que no es lo mismo que arrimar en las PASO.

¡¡¡ Aguante «tagarna» !!!