Las elecciones en Tucumán postergarán el primer partido de Alvarado

La final de la Reválida entre Alvarado y San Jorge sufriría una postergación de una semana a raíz de las elecciones generales que se desarrollarán el próximo domingo en la provincia de Tucumán.

Así, el partido de ida se jugaría recién el domingo 16 en el “Jardín de la República” y la revancha el domingo 23 en el estadio José María Minella.

De momento fueron trascendidos, aunque la dirigencia de Alvarado ya estaba alertada de la firme posibilidad de la postergación. Este lunes se confirmarán las fechas.

En todo caso, al cuerpo técnico de Mauricio Giganti no le vendría mal ganar tiempo, ya que tiene a Cristian Canuhé recuperándose de un desgarro y a Rodrigo Depetris que frente a Madryn salió con una dolencia muscular en el primer tiempo.

Este lunes se le realizarán los estudios de rigor aunque en primera instancia los pronósticos del cuerpo médico eran pesimistas. Con respecto a Canuhé, que ya fue baja frente a Deportivo Madryn, la postergación podría permitirle llegar a la primera final en Tucumán.

En ese primer partido deberán cuidarse Diego Herner y Emiliano López, dos que tienen cuatro tarjetas amarillas y que, de recibir una más, se perderán la revancha en Mar del Plata. Los dos jugaron la semifinal estando “en capilla” pero se portaron bien.

Arriba de las 11 mil personas se dieron cita en el José María Minella para ver el pase de Alvarado a la final de la Reválida. Sin dudas fue el mejor marco en lo que va de la temporada para el equipo de Mauricio Giganti. Pero se cree que el número de hinchas se multiplicará considerablemente para ver la gran final ante San Jorge.

Entre los presentes pudo verse en el palco central a un exjugador y confeso hincha de Alvarado como Walter Erviti, siempre acompañado por su socio Leonardo Flotta.

Y también estuvieron en el Minella los arqueros Rago, padre e hijo. Francisco, “Pancho”, fue el arquero de aquel recordado equipo que jugó la final contra Arsenal en 1992.

Y Juan Francisco, “Panchito”, quien dejó un gran recuerdo de su paso por Alvarado y es considerado una suerte de “talismán” por estos días. Es que viene de ascender a la B Nacional y ser figura en Atlanta (acumula 983 minutos invicto), la semana pasada estuvo en José Ingenieros viendo la clasificación de otro exequipo como Central Córdoba de Santiago del Estero ante Almagro y ahora se dio otro gusto en el Minella.