LIBRE EXPRESIÓN saluda a LA CAPITAL en su 114 aniversario en la vida local

Compañero cotidiano de los marplatenses, el centenario matutino tomó el pulso de las cosas que ocurrieron en la ciudad en tiempos difíciles y convulsionados que lo convirtieron en pulso de hechos que nos marcaron a todos.

LA CAPITAL siguió el derrotero de todos los grandes medios de prensa del país. Como cabeza periodística de la región, supo de la tarea de informar, construir el pensamiento común y disfrutar del prestigio de su marca al mismo tiempo que padecer los rigores de una Argentina en la que no siempre fue fácil ser testigo y narrador de la verdad.

Por sus páginas pasaron algunas de las mejores plumas marplatenses y no fueron pocos los periodistas que marcaron con su nombre las distintas etapas de Mar del Plata y de la Argentina. Y con la polémica que siempre acompañó a la prensa -en un país construido por periodistas que supieron consagrar su vida a la edificación del destino común- LA CAPITAL fue levantando cimientos de prestigio que tantas veces pusieron al diario en el centro de polémicas que no tenían otro fin que cuestionar su incidencia en el pensamiento de los vecinos de la ciudad.

Y siempre salió indemne, siempre continuó adelante. Dueño del secreto mayor de la permanencia en el sitial conseguido -ese precepto que aconseja no entrar en polémicas estériles ni responder agravios interesados- fue avanzando por los caminos del tiempo sin permitirse el mediocre consuelo de volver sobre los propios pasos para dañar a quien quería dañarlo. El buen periodista y el buen medio saben del valor del tiempo y la trayectoria para que las cosas se ubiquen en su justo lugar.

Hoy, lanzado al desafío de ajustar su organización a los nuevos tiempos del mundo digital, sigue ocupando un lugar de privilegio en el interés de los marplatenses que buscan en sus páginas la noticia que informa y la opinión que forma. Los dos objetivos irrenunciables de la prensa desde que vio la luz en el mundo contemporáneo.

Desde LIBRE EXPRESIÓN saludamos al diario LA CAPITAL, a sus directivos y periodistas, y hacemos votos por muchos años más al servicio de la vida ciudadana en la convicción de que no habrá tiempo difícil que pueda quitarla del centro vital de las cosas de Mar del Plata.