Lilita violó las normas y convirtió su cumpleaños en fiesta clandestina

La dirigente de Juntos por el Cambio festejó con setenta invitados su cumpleaños, hubo canto y baile y la disposición que prohíbe reuniones de más de 20 personas fue soslayada. Haz lo que yo digo…

Aunque en la provincia de Buenos Aires sigue vigente la normativa que puso un límite de 20 personas que pueden reunirse en una casa, Lilita Carrió festejó su cumpleaños, en clara violación a la norma, con casi 70 invitados en su casa de Capilla del Señor. Mientras la anfitriona posaba vestida de mariachi, ni ella ni los presentes utilizaron tapaboca o mantuvieron la distancia mínima obligatoria.

Una vez más la dirigencia aparece desconociendo el cumplimiento de las reglas y avisando a la sociedad que en realidad se trata de una casta privilegiada que puede hacer lo que se le antoje sin rendir cuentas a nadie. Aún en el caso de quien vive presumiendo de ética y levantando su dedo acusador contra aquellos que en determinado momento no son útiles a sus intereses personales.

Hubo muchos políticos, con una fuerte presencia del ala moderada de Juntos por el Cambio, del radicalismo y de la Coalición Civíca. No estuvieron Mauricio Macri, Patricia Bullrich, ni María Eugenia Vidal, que la saludó por las redes sociales.

Horacio Rodríguez Larreta, Alfonso Prat Gay, Mario Barletta y Pedro Lacoste, muchos de los que se escandalizaron por la cena del presidente con Evo Morales. ¿Qué cambió desde entonces?

Los invitados llegaron a partir de las 20 de este sábado y comieron un buffet frío hasta que apareció un grupo folklórico y logró que muchos se animaran a cantar.

Una verdadera vergüenza y un ejemplo de lo que no debe ser. Uno más…de la política y de esta persona en particular.