Los auto homenajes de los nuevos “mártires” de un país sorprendente

Las caras de los liberados, léase Zanini, Boudou, Cristóbal López o Delía, entre los más conspicuos delincuentes de la década pasada, son la parodia de los “Super héroes” de los 70 u ´80.

Basta ver los rostros, las leyendas y las historias que intentan tejer alrededor de estos personajes nefastos del kirchnerismo que supo asolar el país, para sacar de nuestro recuerdo aquellos comics donde se parodiaban a los héroes de las pantallas. Estos, realmente creen ser héroes de una “gesta” y no son más que bandoleros de guantes blancos (aunque alguno de ellos ni eso tenían puesto cuando se quedaban con lo ajeno) puestos en libertad por jueces espasmódicos, cuando no corruptos, de la década perdida que supimos conseguir.

La entrega de un ignoto “premio” inventado para la ocasión, por lo que han hecho por los Derechos Humanos (¿?) Carlos Zanini, Amado Boudou Eugenio Zaffaroni, Leopoldo Moreau , Hugo Yasky, Roberto Baradel , Graciana Peñafort, Víctor Hugo Morales y Pablo Echarri, otorgado por la Junta Interna de ATE en la legislatura porteña, es la exacta parodia construida por héroes cómicos que fueron olvidados con el tiempo como un chiste pasajero, aunque muchos de aquellos con los que crecimos, perduraron y se transformaron en entretenimiento para los chicos. Estos payasos de tiempo completo, se han transformado en entretenimiento para los medios.

La caricatura pintarrajeada a mano alzada por el patronato de liberados sobre el buen gusto y la honestidad de una sociedad perpleja y descorazonada de tanta injusticia y tanto delincuente suelto, fue potenciada por la prepotente osadía de entonar vetustos cánticos de la revolución cubana, un país que cada uno de ellos conoce (si es que lo conoce) por internet o haber pasado, gracias a un pasaje oficial o el abono al Tango 01 en los años K, tal vez por Varadero, la Habana este el Malecón o los hoteles preparados para el turismo dolarizado.

Junto al ex Presidente Correa, los resabios del desamor kirchnerista repartido entre periodistas militantes, artistas con billetera seca y ex funcionarios con nostalgias de lo que no se pudieron llevar, entonaban “Comandante Che Guevara”, tratando de rescatar un poco de la mística “revolucionaria” que ellos la practicaron durante 12 años desde Puerto Madero… y en Argentina.

Carlos Zanini “idolatrado” como “preso de la dictadura” y ahora “preso de Macri” nos resulta realmente fuerte, pero más fuerte es escuchar a Luis Delía decir que fueron liberados el 24 de marzo, lo cual es un reconocimiento social de que son presos políticos, o a Boudou hablando de un futuro político que él solo resume en su cabeza llena de arena del médano donde dijo vivir, porque nadie con alguna pretensión de futuro en el campo de la política nacional, se le acercaría a un tránsfuga de este calibre.

Fue una verdadera parodia a los super-héroes, de aquellas que nos mostraba la revista “Atomic” y que aún hoy se encuentran en manos de nuestros hijos y nietos. No impresionan ni emocionan como los héroes verdaderos; dan risa y causan gracia, precisamente porque resaltan lo absurdo de una realidad de la que están muy alejados, como los personajes cómicos de nuestras viejas revistas de culto. (Agencia OPI Santa Cruz)