Los derechos de la mujer llegan al escenario de las Naciones Unidas

Como corolario del 61° Período Ordinario de sesiones de la ONU se  lleva a cabo en NY el análisis de las políticas en defensa de los derechos de la mujer. Presencia marplatense en el recinto.

En la sede de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York la temática de los derechos de la mujer toman por estas horas el centro de la escena. El 61° Período de Sesiones entre el 15 de febrero y el 4 de marzo puso la cuestión entre las prioridades del cuerpo multinacional, considerando que el tema requiere de rápidas e inteligentes soluciones que dejen atrás cuanto antes una distorsión que no tiene sentido alguno pasada la primer década del Siglo XXI.

Para ello se ha creado el “Fondo Fiduciario de la ONU para Eliminar la Violencia contra la Mujer” cuya aplicación y crecimiento es ahora el principal destino de este encuentro que une a representantes del mundo entero en la búsqueda de que las políticas de género dejen de ser cuestiones reivindicativas para convertirse en objetivos de estado. En el máximo organismo multilateral crece la convicción de que la solución al problema de la desigualdad de género vendrá a partir de consensos universales antes que de enfrentamientos sectoriales.

El “Fondo Fiduciario de la ONU para Eliminar la Violencia contra la Mujer” es un mecanismo multilateral de concesión de subsidios que trabaja por el cumplimiento del derecho de cada mujer y cada niña a vivir una vida libre de violencia.

La delegación argentina con presencia marplatense

Administrado por ONU, a partir de “Mujeres en nombre del sistema de la ONU”, el Fondo Fiduciario apoya enfoques innovadores y proyectos con una duración de hasta tres años que contribuyen a eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas en todas sus formas.

Dirigido a:
– Organizaciones y redes de la sociedad civil, incluyendo organizaciones no gubernamentales que se encuentren registradas legalmente en el país de implementación como las ONG o los sindicatos.

– Organizaciones y redes regionales/internacionales de la sociedad civil con presencia nacional en los países o territorios de implementación.

– Instituciones de investigación/evaluación especializadas en equidad de género y violencia de género.

– Autoridades gubernamentales a Nivel central/nacional, subnacional o local, incluyendo los Mecanismos Nacionales para la Mujer y otros ministerios sectoriales.

Su misión consiste en promover y financiar enfoques innovadores y reproducibles con respecto a la prevención y la eliminación de la violencia contra las mujeres, catalizar el aprendizaje basado en la evidencia, y aprovechar su mandato específico y su poder de convocatoria para promover el incremento de asignaciones presupuestales por parte de donantes y gobiernos en favor de la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas.

En este año 2017 la tarea es el control de las acciones llevadas a cabo por los estados miembros para el cumplimiento de la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” en la que igualdad de género supone un item determinante.

Mar del Plata está representada por la dirigente de UTHGRA Mercedes Morro, quien llevó a la asamblea un detallado análisis de las tareas realizadas durante 2016, recogiendo el reconocimiento de haber sido uno de los países que más avanzó en el sentido correcto.

Las autoridades de ONU afirmaron que la postura sostenida por la delegada de nuestra ciudad supone “un salto de calidad en la búsqueda de nuestros objetivos”, reconociendo que “la postura de Morro sintetiza los objetivos centrales del organismo”.

La preocupación central en la asamblea de este año radicó en  lograr respuestas integrales y multisectoriales que aborden las necesidades y los derechos interrelacionados de las mujeres y las niñas en cuanto a la prevención y la respuesta a la violencia, incluyendo seguridad y protección, acceso al derecho a la salud, a los derechos jurídicos, de propiedad y sucesorios, así como a la seguridad y los derechos económicos.

Es importante que estas cuestiones sean motivo de atención en el mundo, y doblemente esperanzador que sean las Naciones Unidas, con presencia de representantes marplatenses, las que aborden el tema con criterio de política de estado con raigambre internacional.