Centenario: vecinos se oponen a concesión de polideportivos

En una carta pública solicitaron que los mismos no sean entregados a un grupo religioso local por considerar que ello esconde una privatización de algo que “pagaron los vecinos”.

Hace algunos días se habló en un diario local sobre la posibilidad de que el municipio de General Pueyrredon cediera la administración de los polideportivos a la pastoral evangélica de nuestra ciudad, desde el Frente Barrial Centenario consideramos que un bien público, montado con dinero de toda la comunidad marplatense no puede ni debe ser usufructuado por sectores privados.
Pese a las diversas gestiones institucionales y actividades barriales realizadas por el Frente Barrial Centenario para que el ejecutivo municipal pusiera en funcionamiento el complejo Polideportivo del Centenario, que se encuentra desde hace dos años en estado de abandono, nunca hubo soluciones concretas. Desde el año 2016, se realizaron diferentes acciones como la presentación formal a la Defensoría del Pueblo, pedidos de audiencia con el intendente Arroyo, reuniones con los bloques de Cambiemos, Acción Marplatense, FPV y el Frente Renovador, la participación en una Banca 25, y un encuentro con el ex titular del Emder, Guillermo Volponi.
Pese a todas estas instancias previas, el poder Ejecutivo se ve dispuesto a escuchar la oferta de una entidad religiosa sin atender las necesidades de los vecinos y organizaciones del barrio que tantas expectativas tenían en este espacio. Además, esta decisión augura un conflicto interreligioso al elegir una congregación por sobre la otra para llevar administrativamente este Polideportivo.

En ese sentido, Miguel Porreta, integrante del Frente Barrial Centenario, relató que “hace dos años que los vecinos reclaman a las autoridades municipales la apertura del polideportivo, sin embargo, no sólo hay desinterés para construir a través del diálogo, sino una falta de compromiso frente al deterioro que está sufriendo el edificio”.
Por otra parte, a lo relatado por el diario La Capital sobre la existencia de conversaciones entre el intendente Carlos Arroyo y el propio pastor Omar Olier, se suma el hecho de que durante la sesión de la Comisión de Hacienda del pasado lunes, las autoridades del Emder tampoco desmintieron las charlas informales entre las partes y decidieron no dar mayor información por “desconocer” el detalle de las mismas.
Consideramos que el estado debe garantizar el cumplimiento de los objetivos con los que los polideportivos fueron creados: promover la inclusión socio -deportiva de los sectores más vulnerables, fomentar la integración e integridad comunitaria, acercar la cultura y el deporte a los barrios rompiendo con la estructura desigual de centro/periferia y garantizar una mejor calidad de vida y oportunidad de acceso a los bienes culturales para vecinos que quizás no siempre las tuvieron o las tienen a su alcance.
Ante al evidente interés del gobierno en la privatización de un bien público construido con fondos impositivos provenientes del aporte ciudadano, desde el Frente Barrial Centenario nos oponemos a cualquier intento de entregar éste patrimonio social y cultural que no es sólo del barrio Centenario sino de todos los vecinos de Mar del Plata