LU 6: la radio que se cruzó en mi vida y en la de los marplatenses

Por Adrián Freijo – Con 90 años es la decana del interior del país y por supuesto la más vieja de la ciudad. Un día se metió en mi vida y allí se quedaría para siempre dejando su sello en mi alma.

Un día inolvidable: asumiendo como Director de LU6

Un día inolvidable: asumiendo como Director de LU6

Entre sus paredes fui entrevistado y entrevisté, opiné de lo que ocurría y opinaron de lo que yo hacía, me choqué de frente con lo que era mi verdadera vocación y pude sostener el despertar de muchos jóvenes a esa magia que se llama radio. La dirigí y también dirigió mi vida marcándome con naturalidad el camino del día a día con la gente.

Allí conocí a grandes profesionales y buenas personas, acuñé amistades de años que fueron la mejor moneda que me dio la vida y como si todo ello fuese poco aprendí valores como el de buscar perfeccionar cada vez el estilo, el conocimiento y la forma de transmitir de la mejor manera posible lo que la gente podía demandar.

Bautizando "Teodoro Bronzini" el auditorio de la radio

Bautizando «Teodoro Bronzini» el auditorio de la radio

Siempre sentí que su marca estaba por encima de cualquier carrera personal por importante que esta fuese. LU6 era y es un sello que se lleva por delante los egos, los falsos poderes y las petulancias de los hombres. Y no importa cuanto pueda alguien esforzarse, por soberbia o mediocridad, en quitarle su brillo casi secular, nunca podrá siquiera empañar una historia que ya la instaló entre los valores máximos de Mar del Plata.

90 años después sigue siendo la emisora sin dueño que reparte sus cuota partes entre cada uno de sus oyentes de la ciudad y la zona. Y que siempre está a la espera de tiempos mejores.

La gente me devolvió todo el amor que sentí por el oyente de LU6

La gente me devolvió todo el amor que sentí por el oyente de LU6

Vienen a mi cabeza tantos momento de una intensidad que con los años hasta parece exagerada y encuentro en los recuerdos tanta cosa importante de mi vida que no puedo menos que preguntarme que hilo mágico me ató para siempre a esa radio.

Pero prefiero no buscar explicaciones ni tentar interpretaciones. Me quedo con la magia de una radio que se metió en mi vida -como en la de miles de marplatenses- y me sirvió de ancla para los sueños más importantes.

Tanto como para seguir sintiendo que es mi propia casa.