Lucila Rey y su versión de la fórmula viajera perfecta

Es una marplatense apasionada por el surf que siempre quiso salir de viaje a buscar olas por el mundo y un poco de calor. Hizo el curso de masajista y empezó a trabajar en el exterior para seguir viajando y buscar nuevos destinos.

Desde que era chica pensaba en viajar y se enfocaba solo en trabajar para juntar dinero para volver a partir. Así pasaba sus días en Mar del Plata aprovechando los veranos para surfear pero buscando siempre un nuevo lugar donde pudiera conocer otras culturas y ser parte de otras realidades.

Había comprado su primera tabla con dos amigas y se turnaban entre las tres para usarla. Desde ese momento, Luli Rey supo que el mar iba a ser siempre su refugio, en cualquier lugar del mundo en el que estuviese.

Un hecho de inseguridad que vivió en Argentina la llevó a tomar la decisión de intentar vivir en otro país con la convicción de saber que para eso debía generar sus propios recursos para subsistir. Ya había dejado el profesorado de Educación Física y casi por casualidad empezó a capacitarse como masajista. El oficio le gustó tanto que cuando sintió que estaba preparada, se compró su camilla e inició su propia promoción en redes sociales con el objetivo de desembarcar en Barcelona para poder, por fin, conocer Europa y probar suerte con su nuevo trabajo.

Una vez que llegó a España se dio cuenta de que el emprendimiento funcionaba muy bien como para cumpir el sueño de viajar a Indonesia en la búsqueda de las mejores olas. Y así encontró la fórmula perfecta que conjuga un poco de trabajo con la posibilidad de encarar la elección de un próximo destino para conocer. De esa manera, recaló en otros países como Puerto Rico o Estados Unidos y ya había tenido una experiencia en Nicaragua. Suficiente para nutrirse de idiosincracias distintas que le permitieron acomodar sus prioridades en el camino.

De regreso a Mar del Plata, donde decidió quedarse por unos meses a la espera de volver a subirse a un avión, apostó a hacer el curso de guardavidas mientras da clases de surf para chicos en Honu Beach.

En medio de estos días especiales de reconocerse en su propia tierra, Lucila Rey estuvo en los estudios de Radio Brisas para contar su historia viajera en el programa Un Lugar en el Mundo.

Escuchá la nota completa acá: