Macri: Entre la irresponsabilidad, la mala información y el capricho

Redacción – El líder del PRO parece encarar una estrategia difícil de entender para propios y extraños. Por segunda vez en pocas semanas abandona el país en un momento especialmente delicado.

Cuesta entender a Mauricio Macri. Lejos del que en el último tramo de la campaña electoral del 2019 se mezcló con sus seguidores, empujó la empatía y llegó a superar el 40% de los votos «humanizando» su figura, el ex presidente se muestra hoy lejano, indiferente al sufrimiento de la gente, empecinado a mostrar su privilegio de clase y hasta con una mirada despectiva hacia sus compañeros de ruta política que, a las dificultades para enfrentar en unidad la planicie de la derrota, deben agregar la necesidad de explicar, o disimular, las excentricidades de un líder que parece decidido a dejar de serlo.

Tras su sorpresiva salida del país Macri arribó este viernes a Francia y destacó que allí «se vive en libertad», en una crítica a la cuarentena implementada en Argentina.

«Recién llegado a una sociedad donde se vive en libertad y con responsabilidad. Acá haré la cuarentena europea y recién ahí puedo ir a trabajar a Zurich» afirmó en declaraciones a un medio argentino, tal vez desconociendo que el país que visita atraviesa uno de los más furiosos rebrotes en todo el territorio europeo y que justamente sus autoridades lo explican en la falta de disciplina social para ejercer esa libertad que el ex presidente tanto dice admirar.

La detección de nuevos contagios en miles de jóvenes, tras el registro de fiestas y días de playa sin respeto por las medidas de distanciamiento social o el uso de mascarillas, encendió las alarmas de las autoridades sanitarias francesas. En la zona de Bretaña los propietarios de bares y lugares de esparcimiento se quejan ante las autoridades y los medios del comportamiento de los visitantes: «muchas veces les solicitamos que usen el tapabocas pero en la mayoría de los casos se niegan a hacerlo».

A nivel nacional, desde el comienzo de la emergencia, han sido reportados 222.469 contagios y 30.241 muertes por el nuevo coronavirus, según los datos arrojados por el rastreador de la Universidad Johns Hopkins. Ahora el aumento sostenido de los casos empieza a preocupar a los ciudadanos que hacen parte de los grupos de riesgo.

Aunque en todo caso lo que debería preguntarse el ex presidente es si esos números están indicando «una sociedad que sabe vivir en libertad con responsabilidad» o tal vez deberían ayudarlo a posar una mirada más humana sobre el esfuerzo de sus compatriotas y las políticas sanitarias del gobierno nacional.

Claro que si lo hiciese desde acá...sería un tanto mejor.