Macri rindió cuentas del «cepito» en el Círculo Rojo

El presidente Mauricio Macri hizo por primera vez una referencia pública al control cambiario: «Ustedes saben que son medidas que no nos gustan, y que solo se justifican en la emergencia y por tiempo determinado».

«Fueron diseñadas para ser lo menos invasivas posible, para que no afecten al ciudadano de a pie; buscamos cuidar el ahorro de la clase media, que es la que siempre pone el hombro y porque sabemos que ese ahorro significa mucho», expresó el jefe de Estado durante el discurso que brindó en la apertura de la IV Jornada de la Asociación Empresaria Argentina (AEA).

En este contexto, Macri hizo un repaso de las medidas que implementó el Ejecutivo luego de las PASO del pasado 11 de agosto, y destacó que su foco es «poder llevar alivio en el día a día, estabilizar el tipo de cambio para que no siga repercutiendo con más inflación y más pobreza».

«Hemos cometido errores y dado pronósticos que no se cumplieron; tenemos tiempo en la campaña para decir que vamos a ser distintos» , aseguró.

Por otro lado, Macri reconoció que mantiene contacto con otros candidatos presidenciales e insistió en reclamar el apoyo de la oposición. «En este marco de incertidumbre, una forma concreta de colaborar para cuidar los ingresos es que todas las fuerzas políticas den señales reales que reduzcan la imprevisibilidad, es fundamental construir consensos, y así proteger a los argentinos, especialmente a los vulnerables».

El mandatario agregó que «la única manera de seguir adelante es dialogando, construyendo confianza, que es la base de cualquier vínculo», y consideró que Argentina es hoy «una república libre, a la que claramente le falta seguir encaminando la economía para que salga de décadas de altas y bajas».

«Vamos salir sobre la base de seguir diciendo la verdad, de respetarnos unos a otros, que podemos seguir batallando en un país sin comportamientos mafiosos que destruyen empleos».

Por otro lado, tras el contundente resultado de las elecciones primarias del 11 de agosto, los empresarios comenzaron a hacerse amigos de la idea de que el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, muy posiblemente se convierta en el próximo presidente argentino.

En este contexto, el CEO de Techint, Paolo Rocca, se mostró confiado en que «el país no va a dar marcha atrás» en cuanto a la institucionalidad ganada en estos últimos cuatro años. E insistió en que Argentina debe reconstruir la confianza.