Madre e hija unidas por el deporte y las raíces argentinas

La marplatense Valentina Aracil fue nadadora olímpica en Seúl ´88, pero dejó el deporte y se instaló en Estados Unidos para estudiar. Hoy, su hija norteamericana, Natalie Juncos, juega en la selección argentina de fútbol.

Tenía apenas 22 años cuando tuvo que decidir entre seguir compitiendo como nadadora olímpica después de Seúl 88 o dedicarse al estudio en Michigan, donde estaba recién instalada, tras dejar su Mar del Plata natal. Aquella joven deportista que le había dedicado tanto esfuerzo a la natación terminó eligiendo la Universidad y el deporte pasó a un segundo plano.

Los años fueron pasando lejos de Argentina y Valentina, ya consolidada como profesional, reconoce que tomó la decisión correcta. Formó su propia familia en Estados Unidos junto a su marido cordobés (también nadador olímpico en 1984) y se estableció definitivamente en Norteamérica pasando por Minnesota, Mississippi y actualmente en Little Rock, Arkansas.

Sus dos hijos se vieron seducidos por el deporte desde chicos, pero Natalie en especial se dedicó de lleno al fútbol y encontró en Estados Unidos la estructura ideal que le permitió desarrollar todas sus habilidades al máximo. Nacida en Michigan pero con sangre argentina, la hija de Valentina fue convocada a la selección nacional de fútbol y se sumó con éxito al crecimiento que en la actualidad está teniendo el deporte en la rama femenina.

En el grupo de chicas del equipo argentino, el acento de Natalie suena raro. Le dicen «la yankie» porque no habla un español 100% argento, pero tiene totalmente incorporada la idiosincracia de la tierra de sus padres y comparte con sus compañeras la misma pasión por defender los colores de nuestra bandera.

En diálogo con la periodista Florencia Cordero en el programa Un Lugar en el Mundo de Radio Brisas de Mar del Plata, Valentina Aracil habló de su historia de inmigrante en Estados Unidos y contó con orgullo los detalles del camino recorrido por su hija, la futbolista Natalie Juncos, que sueña con seguir brillando en la selección argentina.