Mar del Plata es la foto de la sorda pelea entre Macri y Vidal

RedacciónLas listas que competirán en la PASO de Juntos por el Cambio en el distrito muestran a las claras que algo se ha roto entre la gobernadora y el presidente. Caras largas y abrazos forzados.

María Eugenia Vidal jugaba todas sus fichas a cerrar el paso a cualquiera que pretendiese competir con su pollo Guillermo Montenegro. Encaprichada en sostener una candidatura que todavía no pudo levantar vuelo, la gobernadora utilizó primero los muchos pretextos que Carlos Fernando Arroyo le sirvió en bandeja para ganarse la tarjeta roja y desplegó al mismo tiempo todas las mañas posibles para sacar de la cancha a Vilma Baragiola. Todas…hasta las que en cualquier actividad, que no sea la política y su lógica prostibularia, rozarían lo ilegal.

Pero seguramente no contaba con que desde Balcarce 50 eran muchos los que esperaban agazapados para salirle al paso. Algunos con la intención de «ponerla en su lugar y cortarle las alas», como nos decía por estas horas un operador de la primera línea del peronismo PRO y otros con la clara intención de asar factura a quien los dejó fuera en el armado del principal distrito electoral del país.

Por eso, en una reunión que se llevó a cabo el miércoles y de la que no estuvieron ajenos Miguel Angel Pichetto, Emilio Monzó y Rogelio Frigerio, y que contó con el guiño entusiasta del propio presidente, se resolvió habilitar las PASO en todos los distritos en los que las listas apoyadas por Vidal estuviesen al menos cuestionadas. Y General Pueyrredón encabezó largamente la preocupación común.

De allí surgió la autorización para que Baragiola pudiese competir dentro del espacio y el inicio de una intensa negociación, aún viva por estas horas, para incluir en sus listas a representantes de Pichetto y del macrismo anti-vidal que en estos lares encarna Juan Aicega.

En las próximas horas se resolverá cual será el lugar que ocupará entre los postulantes al Concejo su actual presidente Guillermo Sáenz Saralegui, el hombre que desde hace meses se definió por el senador peronista y lo siguió sin dudarlo desde el lavagnismo hacia su paso a Cambiemos, y que papel le tocará jugar a Marcelo Cardoso el Secretario General de la Asociación Sindical de Empleados Municipales de General Pueyrredon que también supo integrar aquella primera mesa que postulaba al ex ministro de economía y hoy lo sigue en la aventura oficialista.

Ambos son exigencias de Pichetto que Baragiola no está en condiciones de cuestionar…

Juan Aicega, aunque aún no haya puesto sobre la mesa el nombre de su candidato, exige que el sector que lidera no quede más abajo del tercer lugar. Su peso específico es difícil de cuestionar por estas horas: es desde siempre el amigo incondicional de Macri y uno de los pocos que tiene acceso directo al presidente de la nación; ¿hace falta algún otro pergamino para entender porqué su presencia en el espacio es muestra del distanciamiento entre este y la gobernadora?.

Si ya era complicado para Baragiola cerrar una lista sin dejar demasiados heridos -como parte del acuerdo los cargos seccionales serán manejados por Maxi Abad– estas nuevas alianzas llevarán la tensión a su máxima expresión.

Tanto que este domingo, apenas unos minutos después de vencido el plazo de presentación, no serán pocos los que no logren disimular su cara de disgusto.

Especialmente en La Plata.