Maradona y Perón: aquel regreso y esta vuelta

Por José Luis Ponsico (*)Dentro de poco se cumplirán 47 años del llamado «Operativo Retorno», cuando el viernes 17 de noviembre del 72, Juan Domingo Perón llegaba a la Argentina luego de 17 años.

José Luis Ponsico

Dentro de poco se cumplirán 47 años del llamado «Operativo Retorno», cuando el viernes 17 de noviembre del 72, en vuelo de Alitalia, desde Roma, destino Ezeiza, el General Juan Domingo Perón llegaba a la Argentina luego de casi 17 años. Unos 6. 268 días según los historiadores políticos de aquella época.

El gobierno «de facto» del general Alejandro Lanusse había prohibido toda movilización en el aeropuerto internacional. La CGT. que comandaba José Ignacio Rucci había decretado «paro nacional».

Lo vivido por entonces -tres generaciones no conocieron tiempo de contradicciones y mucha violencia- fue impactante: miles de jóvenes y adultos expresaron su militancia política que rozaba en sentimiento casi religioso.

Por fe y esperanza tras gobiernos militares y situaciones de opresión derivaron en una «cultura revolucionaria» que se instaló en casi toda latinoamérica. Tiempos de guerrilla y muchas muertes.

Hace diez días Gimnasia y Esgrima La Plata, club de fútbol fundado en 1897 -uno de los más antiguos de la AFA- vivía como un drama la crítica situación en la «Superliga». Cuando todo el mundo hablaba del nuevo choque entre River y Boca, Copa Libertadores, la noticia fue otra.

Tras 17 años Perón vuelve al país

El club «triplero» último con plantel donde en poco tiempo se fueron varios de sus mejores hombres -el uruguayo Santiago Silva, siempre goleador; venezolano Jan Hurtado, promesa que contrató Boca Jrs. juvenil rápido, sin olvidar «al alma» del equipo del Bosque,el centrocampista, Fabián Rinaudo. Ahora en Rosario Central

De pronto, salvando distancias, escenarios, situaciones, tiempos y protagonistas, «se hizo la luz» en el Bosque: Diego Maradona que llevaba una década sin dirigir en la Argentina, afectado por la eliminación en el Mundial de Sudáfrica. Argentina goleada por Alemania 0-4. Inolvidable

Tras una crisis pública donde el genio de Fiorito «rompió» relaciones con Julio Grondona y el DT. que lo llevó a la gloria, México´86, Carlos Bilardo, luego de extrañas experiencias en Dubai
-los Emiratos Arabes- y en tierra azteca, ahora produjo «la revolución en La Plata»: firmó para Gimnasia y Esgrima y trastocó angustia, en esperanza.

En cuestión de horas miles de simpatizantes del «Lobo» platense, jóvenes, adultos, niños, abuelos, hombres, mujeres, salieron a la calle. Se pintaron la cara, pagaron cuotas adeudadas, la administración del club debió implantar varios turnos «para la atención».

Un Diego emocionado llega al Bosque

En una semana inscribieron 1.500 nuevos socios. Otros tantos se pusieron al día. El presidente Gabriel Pellegrino, exultante, calculó, en octubre venidero, 5.000 socios más en un club «que parecía «un velorio», según los propios futbolistas.

Diego no dirige a un equipo argentino hace 24 años, cuando se hizo cargo primero de Mandiyú de Corrientes en el 94 y año siguiente cuando firmó para Racing Club. Ahora, contrato por un año según el abogado Matías Morla, socio de Víctor Stinfale, amigo del «10» de muchos años,

Stinfale a su vez mantiene vínculos con el mega-empresario Chistián Bragarnik, representante
de cien futbolistas, sistema argentino y unos veinte directores técnicos. Por eso, Diego dirigió al equipo de «la B» en México.

Maradona afectado por una operación de rodilla no hace mucho y algunas dificultades en el habla aparece como «el canciller» de una aventura que pretende ser hazaña. En el cine, «Los
cazadores del arca perdida», aquél éxito de Harrison Ford hace un cuarto de siglo.

Si fuera así, Sebastián Méndez, ayudante de Diego, recordado defensor de Vélez Sarsfield, tiempos de Carlos Bianchi -Méndez apodado «el Gallego»- tendrá la misión de dirigir al equipo bajo el mando del genio nacido el 30 de octubre del 60 en Villa Fiorito, condado de Lanús

Perón y Balbín: reencuentro en el Nino

El «Pelado» así lo cita Maradona estuvo viendo videos, con la idea de cómo «parar» al equipo ante el difícil compromiso del domingo -horario del mediodía- en el Bosque ante Racing, último campeón. Partido «poco cómodo» para ambos. Gimnasia todavía no ganó. La «Academia» no tuvo buen comienzo.

Los entendidos suelen decir que «los sueños son extensiones de cosas que no siempre se cumplen». El General Perón llegaba con la idea del Gran Acuerdo Nacional y dos ejes en su propuesta: Ricardo Balbín en política y José Ber Gelbard en la economía. Nada salió bien

«Los milagros existen» sostiene la gente de Fe. Los ejemplos son muy conocidos: desde la «Difunta Correa», San Juan, pasando por Ceferino Namuncurá -hijo del cacique Mapuche- en la Patagonia. De milagros se alimenta la Fe.

El presi de Gimnasia espera -nada menos- que a Cristina, la ex Presidenta de la Nación con la camiseta que llevaba Ofelia, su mamá, tiempos del «Lobo» del Bosque, sensacional campaña en el 62 -fotografiada con Alfredo «el Tanque» Rojas y el zurdo Diego Bayo- concurra al estadio

¿Lo que viene?: Giselle Fernández, la hermana de Cristina.

Se especula que en octubre -además- la televisión extranjera estará pagando derechos para llevar la imagen de Maradona al «éxtasis futbolero». Lo que está claro que nada será igual, antes y después de Diego.

Algo parecido a lo que ocurrió en el país después del regreso del General Perón donde la fiesta popular mutó en tragedia política. En Gimnasia y Esgrima esperan lo contrario: el club salvado del descenso y el célebre ex futbolista celebrando junto a la ex Presidenta de la Nación

En política y en fútbol todo puede suceder. El domingo empieza la «procesión» de los «triperos».

(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión y Mundo Amateur