México: denuncia por asesinato de periodistas

En ese país fueron asesinados 227 periodistas entre el 2000 y 2019 y 20 han desaparecido en ese mismo periodo, según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Esto es más común al norte y al suroeste del país. De los países de América Latina, Guatemala, Honduras, Colombia, Venezuela y México son aquellos donde hay “una situación difícil” para ejercer el periodismo, es decir, la pluralidad y la protección a periodistas no son las ideales para ejercer el oficio, según Reporteros Sin Fronteras.

Las amenazas constantes hacen que la libertad de expresión de los periodistas se vea afectada pues usualmente son blancos de la delincuencia organizada y la corrupción en donde el narcotráfico es quien gobierna. «La falta de investigaciones efectivas de crímenes contra periodistas crea un ambiente de vulnerabilidad hacia quienes ejercen esta profesión, así como envía el mensaje a los agresores de que no existen consecuencias por sus actos, lo que permite que los ataques contra la prensa continúen».

Según el Instituto Belisario Domínguez del Senado mexicano, la impunidad en los asesinatos de periodistas es del 99,75%.

Según los datos de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, entre julio del 2010 y agosto del 2016 se denunciaron 798 delitos contra periodistas, de los que 101 llegaron hasta el juez. Finalmente, solo hubo dos condenas, un 0,25%.

En ese periodo, 105 periodistas fueron asesinados en México y, según Reporteros Sin Fronteras, es el tercer país, tras Siria y Afganistán, más peligroso para la prensa.

Cornelio Merlín Cruz, Vicepresidente Nacional de Compañeros Nacionales de Periodistas y Editores Asociación Civil, es un colega de aquel país que lucha incansablemente por el derecho a la libertad de expresión y por el esclarecimiento de tantos crímenes que afectan en forma directa a la profesión.

En un video dramático denuncia la situación existente y nos invita a todos a reflexionar y comprometernos en la defensa de uno de los valores esenciales de la dignidad humana y del sistema democrático.

Escúchelo con atención: