Mientras Grecia se desangra sus socios discuten liberar fondos

Los socios europeos discuten la solución que la Comisión Europea propone para el drama de la economía griega, fuertemente lastrada por el corralito. En Atenas los incidentes se reiteran.

Los ministros de Finanzas de la zona euro han recogido este jueves el guante lanzado por el Parlamento griego, que la pasada madrugada aprobó la oferta europea, y han dado su visto bueno provisional para liberar 7.000 millones de euros de ayuda urgente, tal y como proponía Bruselas. Para el desbloqueo de estos fondos, vital para que Grecia pueda cumplir con los vencimientos urgentes del próximo lunes, aún falta la aprobación de los nueve Estados de la UE que no forman parte de la moneda única, necesaria al contar con el aval del presupuesto comunitario.
La reunión del Eurogrupo ha concluido en menos de dos horas, según ha informado una portavoz del Ejecutivo europeo que no ha ofrecido más detalles. Las fuentes comunitarias consultadas por Ep han indicado que existe un «principio de acuerdo» para autorizar un crédito puente de 7.000 millones de euros y que el procedimiento a seguir permite que el dinero esté disponible para el lunes, día en que Atenas debe hacer frente a un pago de 4.200 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE).

Los 7.000 millones de euros de fondos de urgencia proceden del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEDE) y cuentan como aval con el presupuesto comunitario, por lo que el visto bueno para su utilización debe llegar de los Veintiocho. La ayuda de emergencia cubriría la totalidad del monto, pero no los otros 5.000 millones que debe afrontar el Gobierno de Alexis Tsipras antes de mediados de agosto.

Suecia, Dinamarca y, sobre todo, Reino Unido, han expresado en los últimos días sus dudas sobre el desbloqueo de estos fondos, pero no forman la minoría de bloqueo necesaria para impedirlo.