Miserables en estéreo: los especuladores y los acaparadores

Proveedores que retienen los productos, comerciantes que los encarecen hasta el delirio y marplatenses que arrasan con todo sin pensar en el otro. Un combo de maldad y estupidez.

Un detallado informe del diario La Capital de nuestra ciudad pone en evidencia una situación que tristemente se reitera. Un combo de especulación comercial, egoísmo de la gente y falta de controles oficiales hizo que conseguir algunos productos esenciales se convirtiese en un verdadero drama para miles de marplatenses.

«Góndolas vacías, revueltas, sin un solo desinfectante ni alcohol en gel. La imagen se repite en gran parte de los supermercados y mayoristas de Mar del Plata desde que se desató la alarma por la propagación del coronavirus y se agravó en los últimos días.

Encontrar alcohol en gel se volvió una odisea. Jóvenes y adultos mayores -a pesar de la disposición de permanecer en casa- circulan de farmacia en farmacia y de supermercado en supermercado para conseguir al menos un frasco, del tamaño y el precio que sea.

Lo cierto es que las principales cadenas de grandes superficies comerciantes no tienen alcohol en gel hace varios días. En algunas, el faltante se registra desde hace una semana. “No hay alcohol en gel”, dicen los carteles pegados en la puerta de varios supermercados.

El producto tampoco se encuentra en todas las farmacias, aunque sí en algunas. “Durante unos días no hubo y hace poco entregaron una partida”, informaron desde Farmacity, donde se limitó el acceso de personas al salón y la venta de unidades. Una larga fila se generó en la sucursal de Alberti e Hipólito Yrigoyen para conseguir frascos pequeños.

En tanto, creció la venta de guantes (cuestan entre 4 y 10 pesos por unidad) y los barbijos llegan a costar 70 pesos en algunas farmacias.

 

El faltante alcanza también a los principales desinfectantes. Las góndolas con estos productos están vacías en buena parte de los supermercados y los únicos que cuentan todavía con stock sin algunos mayoristas.

La lavandina, el Lisoform y otros tipos y marcas de desinfectantes están agotados y, al igual que con el alcohol en gel, “están pedidos pero los proveedores no volvieron a entregar“, informaron desde Carrefour, Makro, Disco y Toledo.

Las principales cadenas de súper e hipermercados registran una demanda creciente, que se ve reflejada en extensas filas en los accesos.

El hipermercado Carrefeour, de Constitución y Monseñor Zabala, por ejemplo, dispuso en forma preventiva que no más de 300 personas ingresen a la vez a realizar compras. En consecuencia, los clientes deben aguardar en las puertas hasta poder entrar.

 

También mayoristas como Yaguar y Hergo limitaron la capacidad máxima de personas dentro de los salones de venta, en forma preventiva.

Mientras que en general sí hay stock de productos de limpieza, la disponibilidad de desinfectantes fue arrasada por la demanda».

Una triste realidad que puede agravarse en los días que vienen…