Miserias: Cristina ordenó que los legisladores no vayan a la jura

(Redacción)Más triste no pudo ser la retirada del poder; pero tampoco más ilustrativa del desprecio por la democracia. Cristina reunió a sus legisladores y les ordenó no asistir a la asunción.

Una despedida de lujo para ella y una bienvenida deslucida para él. Mientras los jefe de La Cámpora presionan a intendentes, gremialistas y agrupaciones sociales para que «explote» la Plaza de Mayo esta tarde, en el último acto público de Cristina, diputados oficialistas se reúnen de urgencia para discutir una última orden de la Presidenta: vaciarle la jura a Mauricio Macri en el Congreso.

Según contaron a Clarín fuentes inobjetables del oficialismo, como corolario de su pelea con su sucesor Cristina decidió aguarle la fiesta del traspaso. Su poder de influencia, en este caso, llega al recinto de Diputados, donde el presidente electo debe jurar mañana al mediodía. La cuenta es simple: entre senadores y diputados, el oficialismo completa unas 150 bancas que la mandataría desea ver vacías.

 

Desde ayer, cuando se cortaron (por lo insano) las negociaciones entre el kirchnerismo y el macrismo para acordar un traspaso ordenado, surgió la versión de que el secretario general Eduardo «Wado» de Pedro, empezó a correr la idea de la ausencia masiva. Esta mañana, uno de los que ya fijó posición en público fue el diputado Carlos Kunkel: «No tiene sentido asistir, no va a cambiar la vida de los argentinos porque estemos o no en la banca. Pero voy a hacer lo que decidamos en el bloque».

Pero si bien los más fundamentalistas pretenden que la orden de «la Jefa» sea acatada, hay muchos legisladores que sostienen que mostrar al peronismo como una fuerza antidemocrática puede suponer un salto al vacío imposible de revertir en el futuro. Son los mismos que, aún con prudencia, sostienen que la etapa del unicato cristinista ha llegado a su fin y que es imprescindible renovar profundamente las estructuras partidarias.

De las reuniones en ciernes surgirá tal vez una señal acerca de lo que puede esperarse en el futuro inmediato.