Montenegro y una fuerte señal a los empresarios del transporte

RedacciónAnte el pedido de una prórroga de las concesiones, lo que el gobierno no divorcia de las recientes medidas de fuerza, el intendente ordenó el rápido tratamiento del nuevo pliego.

Todo en una misma semana: el viernes el intendente presentó al Concejo el proyecto de pliego de licitación del transporte público local y a las pocas horas un conflicto salarial dejó por varias horas sin servicio a la ciudad mientras los empresarios, haciéndose los distraídos, pedían al Ejecutivo una prórroga de tres años en las actuales concesiones. Demasiado obvio, demasiado burdo, demasiado conocido por los marplatenses…

La respuesta del jefe comunal no se hizo esperar e instruyó a sus funcionarios y concejales que el próximo lunes, y aún en medio de los vapores de las Fiestas, el HCD comience el tratamiento del pliego enviado con la presencia del secretario de Gobierno, Santiago Bonifatti; el subsecretario de Movilidad Urbana, Dante Galván, y el director general de Transporte, Guillermo Iglesias.

Todo un mensaje que podría resumirse en que Montenegro no está dispuesto a aceptar ninguna presión y que esta vez la decisión es ir a fondo.

Claro que no todo será sencillo. Aún dentro de la coalición de gobierno hay algunos muy cercanos a la CAMETAP -suelen actuar casi sin disimulo como operadores de los mismos cada vez que se trata algo que tenga que ver con sus intereses- y resta ver que actitud toma el Frente de Todos, donde no cae muy bien que en el inicio de un año electoral el jefe comunal se lleve las palmas de haber puesto, por fin, punto final a una historia de corrupción, atropellos y un pésimo servicio que padecen los sectores más humildes de la sociedad.

Así, entre «distracciones» de algunos socios y la especulación de los opositores, no resultará fácil avanzar en el proyecto y tal vez sea en este terreno que comience a vislumbrarse si algunos acuerdos  circunstanciales que fueron útiles a la hora de aprobar el presupuesto se proyectan ahora como más definitivos o solo se trató de jugadas estratégicas para dirimir internas dentro del peronismo-kirchnerismo.

Y por supuesto también jugará muy fuerte la entente CAMETAP-UTA que no va a estar dispuesta a dejar tan fácilmente las actuales reglas de juego que históricamente puso en manos de esa promiscua sociedad entre empresarios y sindicalistas un negocio sin control y a la medida de sus avaricias. La capacidad de daño social y político de los actores del transporte ya ha quedado demostrado en el mundo entero en más de una ocasión.

Deberá entonces tener mucha espalda el intendente, muy en claro los objetivos y muy aceitada la estrategia. Y sobre todo mirar mucho por encima de su hombro: algunos de los más interesados en hacerle daño pueden sentarse a su mesa con cara de buenos amigos.

Y es que el amplio bolsillo de los interesados en seguir como hoy están las cosas supo doblar la conciencia de varios que hace rato quebraron sus propios principios.

A buen entendedor…