Murió Oscar López Ruiz, la guitarra que acompañó a Astor

El guitarrista y compositor Oscar López Ruiz, quien tocó durante 25 años junto a Astor Piazzolla en diversas formaciones. Tenía 83 años y deja un legado de talento y creación.

 

El guitarrista y compositor Oscar López Ruiz, quien tocó durante 25 años junto a Astor Piazzolla en diversas formaciones y también fue una figura prominente del jazz local, murió hoy a los 83 años a causa de una infección generalizada por la que estaba internado en un sanatorio porteño, informó a través de la cuenta de Facebook del músico su hija Alejandra López Jascalevich.

«Vengo a informarles que mi padre acaba de fallecer», posteó pasado el mediodía la hija, anunciando el deceso de su padre.

«No quiero dejar pasar mi agradecimiento enormísimo a todos los que en estos días de esta espera desesperante me han acercado su afecto hacia él y su fuerza por una pronta recuperación, que sabíamos no sería posible», agregó Alejandra.

Ella misma había hecho conocer la situación de su padre en una publicación de Facebook del martes pasado en que escribió: “Sólo nos queda esperar lo peor».

«Vengo a contarles que el estado de salud de mi padre es crítico. Internado por un cuadro de septicemia en terapia intensiva y entubado… su organismo no está respondiendo a los tratamientos”, escribió la hija del músico el martes, cuando era asistido en el sanatorio Güemes, dando cuenta de una situación que vivenciaba como irreparable.

Dueño de una destacada y larga trayectoria en la música popular argentina -ya sea como compositor, arreglador, director de orquesta o guitarrista-, el sonido de López Ruiz (al igual que el de su hermano, el contrabajista Jorge, fallecido en diciembre de 2018) estuvo inicialmente ligado al jazz.

A lo largo de su vida colaboró con grupos y orquestas y tocó junto a Lalo Schifrin, Jorge López Ruiz, Buby Lavecchia, Sergio Mihanovich, Carlos García, Oscar Alemán, Leopoldo Federico, Dino Saluzzi, Leandro «Gato» Barbieri, Baby López Furst, Pichi Mazzei, Donna Caroll, Eladia Blázquez, Chico Novarro, Sergio Mihanovich, el cuarteto Zupay y Eduardo «Negro» Lagos, entre otros.

También se desempeñó como director musical del sello discográfico Trova entre 1967 y 1969, donde grabó a Enrique «Mono» Villegas, Astor Piazzolla, Chico Novarro y Horacio Ferrer, en una amplia lista de destacados artistas locales.

En 1961 comenzó a tocar con el Quinteto Nuevo Tango, de Astor Piazzolla, e integró en el curso de los 25 años siguientes diversos grupos que el bandoneonista y compositor formó.

“Tenía 22 años cuando Astor me invitó a tocar en su grupo y apenas escuché dos notas me di cuenta que estaba en presencia de un groso de la música del mundo y lo disfruté. Cada uno de esos días fueron de un disfrute inigualable”, confesó López Ruiz en un video de la fundación Astor Piazzolla por el centenario del nacimiento del músico.

Así, su inspirada guitarra también compartió creaciones del bandoneonista en Conjunto 9 y Octeto Astor Piazzolla, una experiencia estética y personal que además plasmó en tres ediciones del libro “Piazzolla, ¡loco!, ¡loco!, ¡loco!-25 años de laburo y jodas conviviendo con un genio” (la última lanzada a comienzos de 2018).

“Piazzolla estaba cincuenta años adelantado al resto de los músicos. Tocando a su lado, me di cuenta de que, modestamente, estaba contribuyendo a una historia cultural nueva”, dijo en un reportaje con Página/12 acerca del volumen donde visita el carácter indómito de Piazzolla.

Pero al margen de esa experiencia en el universo piazzolliano, López Ruiz compuso música para una veintena de filmes dirigidos, entre otros, por Fernando Ayala (“Primero yo”), Gerardo Sofovich (“Los caballeros de la cama redonda”, “Las muñecas hace ¡pum!” y “La noche viene movida”), Héctor Olivera (“Las venganzas de Beto Sánchez”), Leopoldo Torre Nilsson (“La chica del lunes”), Rodolfo Kuhn (“Pajarito Gómez -una vida feliz-“, “La hora de María y el pájaro de oro” y “Ufa con el sexo”) y David Stivel (“Los herederos”).

Además creó partituras originales para espectáculos teatrales de Pepe Cibrián Campoy, Enrique Pinti y Antonio Gasalla y para 35 puestas revisteriles en los teatros Maipo y Astros.

En 1966, Oscar se casó con la cantante Donna Caroll (quien murió en marzo de 2020) y quien fuera una de las grandes voces del jazz en la Argentina y protagonista de puestas de comedias musicales como “El beso de la mujer araña”, “Las ridículas preciosas” y “A la capital”.

Juntos desde entonces se atrevieron a no pocas audacias como encarar el álbum “Donna Caroll” (1972) producido por Jorge Álvarez y dirigido por López Ruiz con las participaciones de Billy Bond y Alejandro Medina entre otras figuras de aquel incipiente rock argentino.