No hay peor sordo que el que quiere oír música estridente

Para la ONU más de mil millones de jóvenes pueden perder la audición debido a una exposición excesiva a la música alta, sostuvo el organismo al cumplirse hoy el Día Mundial de la Audición.

 

La Organización de las Naciones Unidas alertó que más de mil millones de personas de entre 12 y 35 años pueden perder la audición debido a una exposición prolongada y excesiva a la música alta y a otros ruidos recreativos de gran volumen, al cumplirse hoy el Día Mundial de la Audición.

En este sentido indicó que más de 1500 millones de personas en todo el mundo viven con pérdida de audición y que, según estimaciones recientes, esta cifra podría aumentar a más de 2500 millones en 2030, informó la ONU en un comunicado.

«Millones de adolescentes y jóvenes corren el riesgo de sufrir una pérdida de audición debido al uso inseguro de dispositivos de audio personales y a la exposición a niveles de sonido perjudiciales en lugares como clubes nocturnos, bares, conciertos y eventos deportivos», dijo Bente Mikkelsen, directora del Departamento de Enfermedades No Transmisibles de la OMS.

«El riesgo se intensifica porque la mayoría de los dispositivos de audio, lugares y eventos no ofrecen opciones de escucha seguras y contribuyen al riesgo de pérdida de audición», añadió.

Para la OMS los jóvenes pueden protegerse mejor manteniendo el volumen bajo en sus dispositivos de audio, utilizando auriculares o cascos bien ajustados, incluso con cancelación de ruido; usando tapones para los oídos en lugares ruidosos, y efectuando con regularidad reconocimientos médicos de su audición.

La agencia de Salud recomendó a ese efecto establecer un nivel sonoro medio máximo de 100 decibelios, controlar y llevar un registro constante de los niveles sonoros con equipos calibrados, optimizar la acústica y los sistemas de sonido de las salas para garantizar una calidad de sonido agradable y una escucha segura.

También poner a disposición del público protectores auditivos con instrucciones de uso y proporcionar acceso a áreas más tranquilas para que los oídos descansen y se disminuya el riesgo de daño auditivo y formar a los trabajadores y facilitarles información.

«Los gobiernos, la sociedad civil y las entidades del sector privado, como los fabricantes de dispositivos de audio personales, sistemas de sonido y equipos de videojuegos, así como los propietarios y gerentes de los lugares y eventos de entretenimiento, tienen una importante función que cumplir en la promoción de la nueva norma mundial» dijo Ren Minghui, subdirector general de la Organización Mundial de la Salud.