Músico marplatense varado espera en un crucero en Barbados

Marcos Arrieta estaba trabajando en un crucero de lujo que salió desde Miami en enero. Por la pandemia quedó «atrapado» en el barco junto a compañeros latinos y filipinos que esperan vuelos de repatriación.

En su segunda experiencia como bajista de una orquesta a bordo de un crucero, se embarcó en Miami a principio de año con un contrato de ocho meses y la ilusión de recorrer varios puertos por el mundo. Todo iba muy bien hasta que el avance del coronvirus cambió todos los planes.

Cuando estalló la pandemia, la naviera informó que ya no subirían más pasajeros y, a partir de ahí, los trabajadores del barco supieron que tenían que quedarse hasta que la empresa que los contrató pudiera decidir cómo los enviarían de regreso a casa. La espera se hizo larga. El crucero continuaba su viaje hacia Inglaterra por lo que varios de los varados (entre ellos, los latinos y los filipinos) tuvieron que ser trasladados a otra embarcación con destino a Barbados.

Desde la isla caribeña, Marcos Arrieta habló con Radio Brisas sobre sus vivencias a bordo de un «barco fantasma» por más de dos meses con la incertidumbre de no saber cómo ni cuándo va a regresar a Argentina. Aunque se dieron por finalizados los contratos laborales, los empleados permanecen bajo la órbita de la empresa con la provisión de comida y un camarote asignado hasta que puedan ser derivados a los vuelos de repatriación.

En diálogo con la periodista Florencia Cordero en el programa Un Lugar en el Mundo, el bajista marplatense contó que se hicieron controles sanitarios para descartar casos de contagio a bordo y aseguró que, por suerte, cuenta con todo lo necesario para pasar el momento de la mejor manera posible. Aunque ya hubo varios intentos fallidos de poder volver, Marcos se mostró optimista sobre la posibilidad de concretar el regreso pronto.

Escuchá la nota completa acá: