«No-le» dejó calentar las máquinas al pobre Peque

Diego Schwartzman (9°) fue arrasado por Novak Djokovic (1°) en su debut en el Torneo de Maestros por un claro 6-3 y 6-2.. Mejor suerte corrió el marplatense Horacio Zeballos en dobles.

 

Fue una jornada con suerte dispar para los tenistas argentinos en el ATP Finals de Londres, el certamen que reúne a los mejores tenistas de la temporada. En singles, Diego Schwartzman (9°) sufrió un traspié ante un Novak Djokovic (1°) encendido, mientras que en dobles Horacio Zeballos cosechó una victoria en pareja con el español Marcel Granollers.

El Peque, en su primera aparición en el Torneo de Maestros, disputó su primer encuentro en el marco del Grupo Tokio 1970, (denominado así por ser el año en el que se comenzó a disputar el certamen que nuclea a los tenistas más destacados de la temporada) ante el rival más difícil que podría haberle el tocado: el líder del ranking mundial. «Nole» se impuso por un claro 6-3 y 6-2.

El partido tuvo un comienzo auspicioso para el argentino, que quebró el saque de serbio en su primera oportunidad para ponerse 2-1 arriba. Sin embargo, no pudo confirmarlo. Pronto el número uno del mundo emparejó el marcador e impuso sus condiciones en el juego. Fue así como Nole se quedó con el servicio del Peque una vez más y cerró el primer parcial con un 6-3 a su favor. Ya en la segunda manga Djokovic sacó a relucir su mejor versión y Schwartzman nada pudo hacer. El serbio quebró en dos ocasiones y puso fin al encuentro con un claro 6-2.

De esta manera, Nole estiró su amplio historial positivo ante el oriundo de Villa Crespo: ha ganado en la seis ocasiones en que se han visto las caras en el circuito profesional.

La jornada del lunes en el O2 Arena arrancó con una victoria argentina. Horacio Zeballos, número tres del ranking mundial de dobles, y el español Marcel Granollers derrotaron por 7-6 (7-2) y 7-5 al australiano John Peers y al neozelandés Michael Venus, sextos preclasificados, y dieron el primer paso en el Masters de Londres.

Horacio Zeballos y Marcel Granollers debutaron con el pie derecho en Londres