«Operativo De Rodillas»: el gobierno y Clarín a la caza de Francisco

Por Adrián Freijo –  Lo ocurrido con «Lopecito» fue la punta de la madeja de la nueva estrategia de Macri -sostenido por el Grupo Clarín- para golpear a la Iglesia y con ella al Papa.

Todos coinciden cerca del presidente que si algo caracteriza a la personalidad de Mauricio Macri es el ser rencoroso. No olvida, y mucho menos perdona; sobre todo cuando considera que ha sido humillado.

Y siente que el papa Francisco sobreactuó para dejarlo en evidencia el mal humor que caracterizó su último encuentro, hasta el punto de vetar el ingreso a la reunión de la pequeña y consentida Antonia, esa hija presidencial que en los primeros meses de su mandato se convirtió en parte de la estrategia comunicacional de Macri.

La mala relación entre ambos se remonta, ahora se sabe, a los ya lejanos tiempos en los que uno era Jefe de Gobierno y el otro Arzobispo de Buenos Aires. Ya por entonces Macri y Bergoglio coincidían en muy pocas cosas, sobre todo cuando de tomar algunas medidas como el desalojo violento de familias sin techo que tomaban predios para levantar sus humildes viviendas se trataba.

No es que Bergoglio apoyase las usurpaciones; simplemente pretendía que esas pobres almas fuesen tratadas como lo que eran: seres humanos.

Lo ocurrido con los bolsos de López en el dudoso convento en el que pasó lujosamente sus últimos días al amparo del poder el cuestionado Mons. Di Monte, le dio a los asesores presidenciales -con Durán barba a la cabeza, lo que no extraña conociendo la inquina que el ecuatoriano siente por Francisco- la idea de avanzar en lo que han bautizado como «Operativo De Rodillas» tendiente a desgastar la figura de Francisco.

Por estas horas un tan absurdo como mal intencionado operativo, directamente manejado desde la AFI por orden de la Jefatura de Gabinete, que involucró al convento que las Carmelitas Descalzas tienen en Nogoyá, marca el inicio de la beligerancia,

Nadie puede ignorar que dentro de la Iglesia Católica existen solo dos congregaciones que aún mantienen la costumbre de la auto flagelación y la flagelación dentro de sus reglamentos internos, y que una de ellas es justamente la órden ahora investigada.

Nada oculto hay entonces tras los muros de ese convento y ningún delito se ha cometido allí. Pero el operativo mediático montado por el Grupo Clarín -cada vez mas descaradamente aliado a este gobierno como siempre lo estuvo con todos los anteriores mientras accedieron a facilitar sus negocios más turbios- hace que las cosas se presenten de otra manera.

Es importante en este punto recordar que la otra congregación católica que mantiene  tan medieval costumbre es justamente el Opus Dei, al que pertenece el propio Marcos Peña y que con alguna reciente excepción durante el tiempo de Juan Pablo II, siempre tuvo al Papa como su enemigo. Al punto de hablar de un Papa Blanco -el romano- y un Papa Negro, el discutible fundador de la Órden, el españos José María Escrivá de Balaguer.

Inexplicable entonces que el Jefe de Gabinete no sepa de que se trata lo que se presenta como un delito y muy explicable también el uso de la oportunidad para golpear a la Iglesia Romana.

Habrá más hechos escandalosos en los próximos meses y todos apuntarán a mostrar una institución promiscua, inmoral y corrupta. De eso se trata el «Operativo De Rodillas» que con el conocimiento y autorización del propio Mauricio Macri se está llevando adelante con un único destinatario final: el prestigio de Francisco.

Cosas del rencor de alguno y la vieja historia personal de quienes en las cercanías del poder aprovechan para golpear, una vez más, a la sufrida Iglesia.

Que sin embargo…lleva más de dos mil años en pié.