Piquetes y cortes: una calesita de justificaciones que nada resuelve

RedacciónEl intendente se cansa de denunciar y la justicia de contestarle que la protesta no puede criminalizarse. Y todos se quedan esperando la próxima ocasión para repetir lo suyo.

Comencemos por tirar abajo un mito sobre el que hemos construido falsos axiomas: no es cierto que en los países civilizados la protesta este prohibida o sea delito. Por algo son civilizados…

La única diferencia con el caos argentino es que en esos lugares existen reglas de ordenamiento urbano y ciudadano que norman los límites para estas y todas las actividades que involucran lugares públicos. Y que esas normas se cumplen…

Cuando Carlos Arroyo, impotente para cumplir aquella bravuconada de campaña que sostenía que “a mi no me van a cortar calles ni quemar gomas”, recurre a los jueces tratando de poner en ellos la responsabilidad de resolver la cuestión de los constantes incordios que las marchas y acampes generan en una sociedad harta, sabe de antemano que la respuesta va a ser siempre la misma: no se puede criminalizar la protesta.

¿Entonces?; muy sencillo: el municipio está en condiciones de fijar las reglas de juego para el uso (y definir el abuso) de esos espacios públicos. Y recurrir a la fuerza pública cuando esos límites se sobrepasan y exigir la recuperación de tales sitios.

En el medio siempre estará la definición de cuando ese abuso constituye la comisión de delitos conexos: daños, lesiones, ataques medioambientales, coacción y destrucción de bienes públicos y/o privados. Ante lo que, claro está, la justicia no podrá abstenerse de intervenir ya que todo ello está dentro de su esfera.

Falta entonces que cada uno de los poderes ocupe el espacio que le está reservado, no siga tirando la pelota por encima de la cerca como si fuesen los bolsos de López y coordinen entre ellos las acciones necesarias para recuperar lo que la sociedad ha perdido y son sus espacios comunes.

¿Cómo empezar?… ¿y si probamos con explicar estas cosas que acá sostenemos a toda la sociedad?...para que todos los marplatenses sepan que es lo que pueden hacer sus gobernantes, sus jueces, sus concejales y sus fiscales..

Y que rara vez hacen.