Polémicas: aquellos tiempos en los que el VAR ni siquiera se imaginaba

Por José Luis Ponsico (*) – La memoria, remedio infalible para cuestiones de estadísticas y fallos polémicos del fútbol y su historia, describe errores desde el Mundial de Inglaterra´66 hasta hoy.

José Luis Ponsico

Llega el VAR. sistema de video e imagen, ya “congelada”, para consulta de los árbitros. Se aplicará en Rusia 2018

Un repaso sobre situaciones recordadas en distintos Mundiales que hicieron historia. Hoy, en el recuerdo, marcha “un telebeam” desde la memoria futbolera.

En tarde londinense, julio del´66, la selección inglesa superó a su par de Alemania Occidental 4 a 2, en tiempo suplementario. Aún hoy, luego de medio siglo, el notable Franz Beckenbauer dice que el tercer gol inglés no debió ser convalidado. Pasaron 51 años y ocho meses de aquella final.

El 30/07/66, legendario estadio de Wembley, en su versión
antigua, con los reyes de Inglaterra en el palco y más de 95 mil
espectadores, todos testigos de un gol que “no fue”. Final del
Mundial organizado por la reconocida “flema inglesa”

 

Geottfrey Hurst, “9” inglés, goleador del West Ham, grandote, de
“tranco”, buen juego aéreo, sacudió el travesaño de Alemania -la
Occidental- cuyo arquero, Hans Tilkoski, hizo un esfuerzo estéril.
Minuto 101, suplementario. El fallo polémico la clave del partido

En los 90´ habían empatado. Lo ganaba Alemania con gol de su lúcido “8” Helmuth Haller, el cerebro alemán -luego figura en el fútbol de Italia- empató Hurst. Sacó ventaja Inglaterra, Martín Peters, rápido, vivo, había dejado en el banco a Jimmy Greaves, una de las “estrellas” inglesas, Mundial Chile´62

Sobre el final, minuto 89 el defensor Wolfgang Weber, Alemania “jugada” en el área inglesa, puso el empate agónico: 2 a 2 y alargue. Allí, Hurst quedó para siempre en la historia de los Mundiales. Un “bombazo” que dió en el horizontal. Picó en la raya. No entró. Científicos, España 82, confirmaron.

Protestas, consultas, cabildeos y el “no gol” fue validado

El árbitro suizo Geottfrey Denst -mismo nombre de pila del goleador inglés- no convalidó el gol de entrada. Debió consultar a su asistente, el ruso Tokik Bakhramov. Quedó “responsable” ante la historia “del gol fantasma”. Luego faltando un minuto, para el rigor de los 120, Hurst anotó el cuarto.

Al cabo, Inglaterra lo ganó 4 a 2, pero el tercero quedó como “ilegítimo”. El 23  de julio del 66 el árbitro alemán Rudolf Kleitlein expulsó a Ubaldo Antonio Rattín, 5 de Boca, histórico y capitán de la selección nacional.

Inglaterra-Argentina. Cuartos de final en Wembley. Iban 29 minutos y Rattín dos veces reclamó al referí alemán fallos “dudosos”. Diferencia de idioma y estatura: el “caudillo”
argentino, de 1.90, el juez, “bajito”. De pronto, estando 0 a 0 el juez echó a Rattín.

La expulsión de Rattín generó la era de las tarjetas

Los jugadores argentinos rodearon al referí alemán. Las fotos muestran a Ermindo Onega, Luis Artime y Roberto Perfumo, los “demandantes”.

Un ex juez y veedor de FIFA. Ken Aston, evocó días más tarde: “en viaje de Wembley hasta mí casa, Londres, charla con otro directivo de FIFA tuve lo que, para muchos, resultó la solución ingeniosa, “deberíamos acudir a tarjetas de color para resolver dificultades, idiomas y errores arbitrales”, dijo

Después de la expulsión de Rattín en Wembley, FIFA autorizaba la vigencia de tarjetas “amarillas” para amonestar al infractor y tarjetas “rojas” para expulsarlo “acción violenta” o “reiteración de faltas”, argumentó Aston.

Penal de tressor en Argentina-Francia (1978)

En junio´78. Mundial en nuestro país, la Argentina dominaba a su par de Francia en River. Faltado poco para el final del primer tiempo, Leopoldo Luque por la izquierda fue a buscar una cesión de Mario Kempes, por arriba.

Cuerpeó pero no podía con la defensa del notable hijo de la Isla Guadalupe, las Antillas, Marius Tressor.Un “crack”, 1.82, moreno elegante, atlético. Exquisito.

Acción de Luque por izquierda, gambeta larga, el defensor considerado por “Pelé” hace cuatro décadas, entre los diez mejores de la historia, fue al piso. A interceptar. La pelota dio en el brazo derecho extendido

El árbitro no dió penal. Américo Gallego corrió hasta el juez de línea. El asistente Antonio Garrido, de Portugal, convalidó la infracción. Al final, el juez cambió de idea.

Penal y zurdazo de Daniel Passarella para el uno a uno. Luego, el propio Leopoldo Luque desde 25 metros -la apertura sobre el final del primer tiempo- promediando la etapa final, “clavó” el 2 a 1 para Argentina. Había empatado un joven Michel Platiní

España´82 En Sevilla la semifinal dos de las tres potencias de Europa: Francia, el “fútbol champagne” enfrentaba a la dura Alemania Occidental. La escuadra de Platini  se puso 2 a 0 asistido por Jean Tiganá, Alain Giresse y Patrick Battiston

Una jugada marcó la caída de Francia desde lo psicológico: en una pelota larga, Battiston llegaba antes que Harad (“Toni”) Schumacher, arquero de Alemania, por entonces considerado uno de los mejores de Europa.

La “patada” alevosa al cuerpo del atacante dejó la triste noticia: Battiston internado. Grave. Schumacher no fue expulsado.

Con el tiempo el correcto futbolista francés lo perdonó. Alemania llegó al empate y luego del suplementario, final dramático superó a Francia por penales

En 1986, 22 de junio, Mundial, México, Argentina 2 Inglaterra 0, Estadio Azteca, en  la memoria colectiva por histórica “Mano de Dios”: salto “mágico” e inolvidable gol de  Diego Armando Maradona, 1.65 de estatura, a Inglaterra.

Superó como si fuera “de goma” al “1” Peter Shilton, 1.85, 20 años de trayectoria y más de 900 partidos en primera. El arquero corrió con su compañero Butcher; Diego miró al línea de reojo, apenas un instante y corrió a festejar con los brazos en alto. Varios futbolistas ingleses corrieron hasta ubicar al árbitro tunecino Ali Bennaceur.
El asistente Bogdan Dochen, Bulgaria, convalidó el puñetazo de Diego.

Mundial 90. Maradona con su antebrazo derecho, pegado al palo que defendía Sergio Goycochea, recién ingresado por Nery Pumpido, gravemente lesionado en choque con Julio Olarticoechea, salvó apertura del marcador.

El árbitro sueco Erik Frediksson, estadio San Paolo, de Nápoles, donde Diego “ya  era Dios”, no vió “el bracito” como dijo Goyco. “Diego la sacó casi de codito”, pintó el arquero nacido en Lima, Buenos Aires, luego héroe del Mundial.

Al cabo Argentina 2 Unión Soviética 0, goles de Pedro Troglio y Jorge Burruchaga. Partido decisivo para la clasificación tras el empate con Rumania 1 a 1, una zona que no parecía complidada.

El equipo de Carlos Bilardo había caído con Camerún en el comienzo del Mundial de Italia  90. Hubo cinco cambios y Argentina con goles de Pedro Troglio y Jorge Burruchaga pudo  remontar el traspié del estreno. El recuerdo remite “al antebrazo de Dios”

El árbitro Edgardo Codesal, México, virtualmente “definió” el Mundial 90: cobró penal a  Roberto Sensini que cruzó al alemán Rudy Voller, yendo claramente a la pelota. La  espectacular caída del delantero faltando seis minutos para el final, impactó al referí.

Penal a cargo de Andreas Brehme, dotado defensor que entre sus atributos, le pegaba con potencia y precisión con ambos perfiles, transformó a Alemania, campeón mundial de Italia 90

Los contrastes de la vida de un deportista célebre: en 2014 Andreas Brehme, de exitoso  paso por el Inter de Italia, estaba quebrado económicamente. Al punto que el “Káiser” Franz Beckenbauer públicamente salió en su ayuda para no perder (Brehme) su  propiedad valuada en 200 mil euros.

En el Mundial´94, Italia elimnó a España, 2 a 1, en cuartos, pero el encuentro quedó en la memoria colectiva por “el criminal” codazo del defensor italiano Mauro Tassotti al atacante Luis Enrique, asturiano, ganador con el Real Madrid y Barcelona, que salió ensangrentado.

El árbitro húngaro Sándor Puhl no vió la acción desleal. Tassotti no fue expulsado. Puhl no estaba cerca ni tenía ángulo. La FIFA no lo suspendió. Años más tarde Feyenoord, de Holanda-Manchester United, inglés, por “Champions”. Puhl tampoco vió agresión del
holandés Paul Bosvelt, al defensor irlandés Denis Irwing. La FIFA “borró” al colegiado.

Sudáfrica 2010. Alemania tomó revancha de Inglaterra -44 años más tarde- por error,  grave, del árbitro uruguayo Jorge Larrionda. En octavos de final, estando 2-1 arriba el  equipo que aplastó a Argentina 4-0, final de Diego Maradona DT. aquí,sobrevino empate.

Un perfecto cabezazo de Frank Lampard dio en el travesaño, la pelota picó claramente  un metro adentro del arco de Alemania. Era el 2 a 2. El referí uruguayo no lo convalidó. En jornada con errores arbitrales del juez Roberto Rosetti, de Italia, favoreció a la Argentina
contra México.

Al final, se impuso Alemania, goleada a Inglaterra, 4 a 1. El cotizado técnico italiano  Franco Capello -un contrato para dirigir al seleccionado inglés que superaba los 12  millones de euros- protestó largamente el gol anulado. Y no renovó.

La ventaja de dos goles del seleccionado nacional dirigido por Diego Maradona, dejó atrás  un gol argentino viciado de nulidad, posición adelantada de Carlos Tévez.

Curiosamente, el popular “Apache” luego clavó un derechazo, hermoso, desde fuera  del área, al salir de una gambeta que significó el 3 a 1.

Diez casos en Mundiales con losrecordados cruces que pudieron tener otro destino.