Primer fuerte cruce entre el municipio y el gobierno nacional

Las declaraciones del Secretario de Sehuridad local acerca de la pérdida de 500 gendarmes en el distrito disparó una airada respuesta de su par nacional que lo trató de «irresponsable».

El secretario de seguridad de la Nación, Eduardo Villalba, salió hoy al cruce de los dichos vertidos por autoridades municipales que, a raíz del aumento de delitos graves y violentos durante el aislamiento y remarcó que “el destino de las fuerzas de seguridad federales no se hace por capricho de un gestor local”.

Darío Oroquieta, secretario de Seguridad del Municipio, había dicho que “Mar del Plata perdió 500 efectivos de las fuerzas federales desde febrero y la ciudad los necesita, más ahora en función de los que se viene”.

Las palabras de Oroquieta se escucharon en el Ministerio de Seguridad de la Nación, que las consideraron de una “gran irresponsabilidad” y apuntaron que, cuando durante el gobierno de Mauricio Macri estuvo en esa área, utilizó las fuerzas federales con “motivos políticos”.

“Las declaraciones de Oroquieta son de una gran irresponsabilidad, porque la verdad es muy difícil gestionar en seguridad y que en la primera situación de rebrote delictivo, echarle la culpa al Gobierno Nacional o a las fuerzas federales”, expresó Villalba y agregó: “No me llama la atención, porque es con la misma irresponsabilidad con la que nosotros nos encontramos cuando llegamos al Ministerio de Seguridad del que él fue parte en la anterior gestión, con un montón de situaciones irregulares respecto al personal y despropósitos de gestión en materia de las fuerzas de seguridad. Entonces probablemente las dificultades que el secretario de seguridad de Mar del Plata expresa, quizás se tendría que poner a pensar si tiene que ver con sus desmanejos como parte de un gestión de seguridad a nivel nacional muy reciente”.

En cuanto a la partida de gendarmes de Mar del Plata, Villalba explicó que desde la Secretaría de Seguridad de la Nación “tuvieron que tomar una determinación”. “Mar del Plata hace dos años no tenía gendarmes y llegaron a la ciudad a mediados de 2019 como una medida más electoral que de seguridad, fue entre las PASO y las elecciones generales, como una decisión de la secretaría de Seguridad de la que Oroquieta formaba parte”, expresó Villalba y agregó: “Enviaron gendarmes a Mar del Plata de una manera irresponsable, haciendo que fueran agentes de otras jurisdicciones a un lugar al que se los puso sin ninguna planificación, en un hotel de Chapadmalal que estaba destinado para otras cuestiones”.

En esa línea, Villalba explicó que desde su gestión consideraron que era un “despropósito” y una “descompensación para otras regiones” que Mar del Plata tuviera esos agentes de gendarmería en las calles, que hacían falta en otros lugares.

“Nosotros, como Gobierno nacional, estamos dispuestos a gestionar en conjunto con todas las jurisdicciones del país. Mar del Plata es una ciudad importante, tenemos un gran aprecio por la ciudad, y sabemos de las dificultares que hay en todos los órdenes y estamos dispuestos a gestionar en conjunto, en lo que hagan falta de verdad, de forma planificada”, finalizó el secretario de Seguridad de la Nación.