Primó la razón y el oficialismo rescató la unidad en Mar del Plata

Por Adrián FreijoLos esfuerzos del intendente Guillermo Montenegro y del líder radical Maximiliano Abad dieron sus frutos: en General Pueyrredón habrá lista de unidad.

Muchas veces los caprichos «de arriba» y las ambiciones personales generan confrontaciones políticas en las que muchos distritos tienen más cosas que perder que chances de ganar. Y General Pueyrredón era, hasta esta mañana, uno de esos casos, cuando de la coalición Juntos hablamos.

La pretensión de imponer hacia abajo el enfrentamiento del PRO y los radicales en CABA y provincia de Buenos Aires representaba romper en nuestro distrito una unidad y una mecánica de trabajo que en los dos primeros años de gestión oficialista había representado un trabajo monolítico que solo fue interrumpido por la sorpresiva posición de Alejandro Carrancio al momento de confundir especulación política con interés general.

Y hasta aquella claudicación de CREAR fue rápidamente subsanada: sin dudar el intendente ordenó separarlo del bloque, le pidió la renuncia a todos los funcionarios pertenecientes a ese sector y cristalizó en lo formal una realidad política que ya desde hacía mucho tiempo venía dándose en forma de acompañamiento a la gobernabilidad: el ingreso al bloque de Juntos de la concejal Mercedes Morro, representante del peronismo no «K» que se negaba a bombardear al gobierno comunal como única estrategia para acceder al poder.

Ahora la habilidad de Montenegro y Abad para contener las presiones externas permitió llegar a buen puerto con la idea de ambos líderes en el sentido de sostener la unidad por sobre toda otra alternativa. Y hace apenas unas horas alumbró la lista que concurrirá a los comicios generales sin competir, en el tramo local, en las PASO de octubre.

Los riesgos de romper un equilibrio que en Mar del Plata se había conseguido, y que no presentaba fisuras, ya los habíamos expuesto cuando todo parecía volver inevitable que aquí también se presentaran dos listas (Ver: El suicidio político que representaría una interna oficialista en la ciudad) pero ahora esos fantasmas parecen haberse disipado y, pese a que siempre quedan en el camino heridos a los que la coalición deberá tratar de contener, el panorama parece hoy más claro para la oferta oficialista.

Y crecen las figuras de Montenegro como líder del sector y de Abad como una figura de peso nacional capaz de imponer condiciones aún frente a los líderes de un partido que en la búsqueda de un mayor peso en el armado de todo el país debieron aceptar que lo que aquí andaba bien no se tocase. Estas dos consecuencias son seguramente las más importantes en todo lo ocurrido en estas horas.

La lista que competirá en las generales de diciembre lleva en sus puestos principales a los siguientes candidatos:

1- Fernando Muro (PRO)

2- María Angélica González (Coalición Cívica)

El tercer lugar se definía por estas horas y aunque será para la UCR se descartó el nombre del presidente del HCD Ariel Martínez Bordaisco ya que será candidato a senador provincial por la lista que ese partido presentará en la Quinta Sección Electoral ante la imposibilidad de concretar allí el acuerdo local.

En su lugar irá Miguel Núñez (UCR) mientras tanto los lugares 4to., 5to. y 6to. serán para  (UCR), Guillermo Volponi (PRO) y Mercedes Morro (Peronismo Republicano).

En la Quinta Sección habrá PASO y Alejandro Rabinovich encabezará la lista del PRO mientras Ariel Martinez Bordaisco hará lo mismo en nombre del radicalismo.

A Rabinovich lo secundará Romina Braga, de la Coalición Cívica, mientras que el tercer lugar de la lista será para Pepe Basko.

Por su parte, debajo de Bordaisco aparecerá Flavia Delmonte, senadora oriunda del Partido de la Costa que buscará renovar su mandato.

El radicalismo confirmó los cinco lugares de su lista seccional. El tercer lugar lo ocupará Gustavo López, de Chascomús; el cuarto Vilma Baragiola y el quinto Mario Ibargoyen, de Rauch.